Brasil.- Rousseff decide reducir los impuestos sobre las tarifas eléctricas para levantar la economía del país

Actualizado 12/09/2012 22:04:36 CET

BRASILIA, 12 Sep. (Reuters/EP) -

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ha anunciado este martes una nueva medida para revitalizar la economía del país que consiste en reducir los impuestos sobre las tarifas eléctricas y abaratar el coste de la energía para industrias y clientes a partir de febrero de 2013.

"Ésta es la mayor reducción de tarifas de electricidad que el país ha visto jamás", ha declarado Rousseff tras firmar las medidas ante líderes empresariales en Brasilia, la capital.

El ministro de Energía, Edison Lobao, ha señalado que los recortes en los impuestos para generadores y distribuidores de energía reducirán "drásticamente" los costes de producción. Las tarifas de consumidores industriales bajarán un 28 por ciento y las de particulares un 16,2 por ciento.

"Reducir (el coste de) la energía (...) va a mejorar la participación del país en la disputa internacional, reducir la inflación y estimular las inversiones", ha añadido Lobao.

El abaratamiento del coste de la electricidad ayudará a evitar presiones inflacionarias el próximo año y a mejorar la competitividad de las empresas brasileñas asfixiadas por los elevados costes de producción en el extranjero.

En los últimos meses, Rousseff ya había anunciado recortes en impuestos para sectores estancados como la industria automotriz. Esta reducción sobre los impuestos de electricidad es parte de la estrategia de su Gobierno para estimular la economía. Si la iniciativa da resultado, Rousseff planea usar medidas similares para reducir impuestos en otras industrias en los próximos meses, según han informado a la agencia Reuters fuentes oficiales.

TRANQUILIDAD EN LAS INDUSTRIAS

Por otro lado, el ministro de Energía ha anunciado la renovación de 20 concesiones para generadores de electricidad que caducarán entre el 2015 y 2017. No obstante, si después de esas fechas las concesiones no son renovadas, la empresa estatal Eletrobras y otros generadores brasileños como CESP o Cemig tendrán que volver a competir contra empresas que podrían obtener más efectivo.

El abaratamiento de la energía será un alivio para las grandes industrias de Brasil, golpeadas por la desaceleración de la economía mundial.

El coste promedio de la energía en Brasil era de 180 dólares por megavatios/hora en 2011, superado únicamente por Italia y Eslovaquia, según el centro de estudios independiente Fundación Getulio Vargas (FGV).

El presidente de la Federación de las Industrias del Estado de Sao Paulo, Paulo Skaf, ha aplaudido las medidas del Gobierno de Rousseff sobre electricidad y ha subrayado que esto permitirá la recuperación de varios sectores que se habían vuelto "inviables".