Publicado 24/04/2020 18:03CET

La cadena de supermercados mexicana Soriana gana 25 millones entre enero y marzo, un 6,4% menos

La cadena de supermercados mexicana Soriana gana 25 millones entre enero y marzo, un 6,4% menos
La cadena de supermercados mexicana Soriana gana 25 millones entre enero y marzo, un 6,4% menos - EUROPA PRESS - Archivo

Destaca un fuerte repunte de las ventas en febrero y marzo por el coronavirus

MADRID, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

La cadena de supermercados mexicana Soriana registró un beneficio neto atribuido de 691 millones de pesos mexicanos (25,7 millones de euros) entre enero y marzo, un 6,4% menos que el mismo período del año anterior, según informó la compañía en una comunicación remitida a la Bolsa Mexicana de Valores.

Por su parte, la facturación de la compañía fue de 38.755 millones de pesos (1.446 millones de euros), un 9,9% más, debido a un rendimiento "muy positivo" de las tiendas en febrero y un incremento a doble dígito registrado en marzo debido a la crisis del coronavirus Covid-19, la cual generó un aumento del 24,5% en el ticket medio de compra de dicho mes.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) fue de 3.001 millones de pesos (111 millones de euros), un 8,3% más; mientras que el beneficio operativo se incrementó un 10,7%, hasta 2.207 millones de pesos (82 millones de euros).

Durante el primer trimestre del año la sociedad llevó a cabo la apertura de dos tiendas en México, un 'Súper' en el estado de Baja California y un 'Express' en el estado de Yucatán; así como el cierre de cinco establecimientos. Adicionalmente, en los tres primeros meses del año se abrió una tienda 'Sodimac' en el estado de San Luis Potosí.

Respecto a la propagación del coronavirus en el país, el director general de Soriana, Ricardo Martín Bringas, ha destacado algunas medidas que la compañía ha adoptado para paliar su impacto.

Entre las principales acciones llevadas a cabo, Bringas ha resaltado un plan intensivo de higiene, la suspensión temporal del área de consumo de alimentos en tiendas y locales de comida, un horario preferencial para personas de la tercera edad, la restricción de acceso a niños y mujeres embarazadas o el compromiso de no especular con los precios, así como la facilidad de teletrabajo para el personal administrativo.