¿Por qué China es la pieza fundamental para la recuperación económica de Venezuela?

Maduro
TWITTER / @NICOLÁSMADURO
Actualizado 04/10/2018 21:50:49 CET

   CARACAS, 28 Sep. (Notimérica) -

   China es el principal socio financiero de Venezuela.  Ambas naciones se encuentran acordando grandes acciones ya que sus políticas se centran en la ganancia mutua y en la no injerencia, por ello el apoyo de Pekín es fundamental para la recuperación de la economía venezolana.

   "Los aspectos económicos entre China y Venezuela son claves para la recuperación, pero también las políticas de seguridad y de Estado, la política de ambos países es de diplomacia para la paz y para la autodeterminación de los pueblos", indicó a la agencia 'Sputnik' el economista oficialista Tony Boza

   El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, visitó China hace unas semanas para participar en la clausura de la XVI Comisión Mixta de Alto Nivel y destacó la firma de 28 acuerdos en las áreas de petróleo, minería, economía, seguridad, tecnología y salud, con el objetivo de enfrentar la difícil situación económica que soporta su país.

   Caracas también decidió integrarse a la iniciativa china denominada "La Franja y la Ruta", un proyecto global de inversión en infraestructuras del país asiático, al que también se asoció Uruguay. Las Nuevas Rutas de la Seda, como se conoce este proyecto, son consideradas por algunos economistas como el "Plan Marshall de China".

   Boza señaló que no son proyectos comparables desde ningún ángulo, y recordó que Estados Unidos usó el Plan Marshall (1947) para "aprovecharse de los países europeos que habían quedado devastados tras la Segunda Guerra Mundial, y no todos los pueblos recibieron recursos; en sí los recursos los recibieron las empresas trasnacionales norteamericanas y fue un pagarse y darse el vuelto".

   El gigante asiático tiene fuertes inversiones en petróleo. Venezuela ha recibido préstamos chinos por unos 50.000 millones de dólares en la última década, pagados principalmente con crudo, según informó el diario 'La Prensa'.

   Venezuela adeuda aún unos 20.000 millones de dólares, cuyas condiciones de pago, flexibilizadas en 2016, pudieron estar sobre la mesa en el viaje realizado por Maduro.

   Boza recordó que Venezuela paga a China con su producción petrolera, e inicialmente (en 2007) se estableció que enviaría como pago 100.000 barriles diarios, y que para 2016 el pago mensual era de 500.000 barriles, según datos oficiales.

   El asesor del Gobierno venezolano indicó que Pekín tiene una forma absolutamente distinta de relacionarse a la de Washington. "China no es como EEUU, no es una potencia agresiva, no ha invadido a ningún país, no ha impuesto condiciones en términos coercitivos, sino que (la suya) es una relación, como bien lo dijo el presidente, (que sigue) la doctrina de la comunidad del destino común de la humanidad, que implica el respeto de la soberanía", destacó Boza.

   La producción de crudo de Venezuela viene descendiendo desde hace dos años. Por ello, Maduro puso en vigor hace tres semanas un plan de reformas económicas ante la grave crisis, con una severa escasez de alimentos y medicinas y una hiperinflación que podría superar un millón por ciento, según el Fondo Monetario Internacional (FMI).