Publicado 19/06/2020 10:30CET

Las conexiones con Costa Rica se reactivan en un vuelo semanal de Iberia a partir de julio

Las conexiones con Costa Rica se reactivan en un vuelo semanal de Iberia a parti
Las conexiones con Costa Rica se reactivan en un vuelo semanal de Iberia a parti - TURISMO DE COSTA RICA

   MADRID, 19 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Las conexiones entre España y Costa Rica se reactivarán con un vuelo semanal de Iberia a partir del próximo mes de julio coincidiendo con dos acontecimientos naturales de gran interés en el país: el desove de la tortuga verde y el avistamiento de ballenas jorobadas.

   La Cámara Oficial Española de Comercio e Industria en Costa Rica ha anunciado que Iberia retomará su actividad, volviendo a operar el vuelo que conecta San José, capital de Costa Rica, con el aeropuerto internacional Adolfo Suárez - Madrid Barajas con una frecuencia semanal a partir del mes de julio.

   Antes de la pandemia la compañía operaba un vuelo diario siete días a la semana que conectaba ambas capitales.

   Los vuelos ya están disponibles en el sistema de reservas de la aerolínea y abiertos a la venta. Esta operación puede incrementarse en caso de que la demanda evolucione positivamente en las próximas semanas.

   Una vez reactivadas las conexiones aéreas y establecidos todos los protocolos que garantizan una reapertura segura, la temporada de verano en Costa Rica volverá a ofrecer varios espectáculos naturales muy valorados por los turistas de todo el mundo.

   Durante los meses de julio, agosto, septiembre y octubre, el país alberga dos acontecimientos de especial interés natural: el avistamiento de ballenas y el desove de tortugas marinas.

   La tortuga verde una de las especies más llamativas que se encuentra en Costa Rica. Tras el desove de la tortuga baula en los meses comprendidos entre febrero a agosto, la tortuga verde recoge el testigo con la llegada de los primeros días de junio. Desde los primeros compases del verano y hasta mediados de octubre, el Parque Nacional Torutugero, en la provincia de Limón, se convierte en el escenario perfecto para ver el desove y la anidación de esta especie en peligro de extinción.

   También entre los meses de julio y noviembre, Quepos se convierte en un lugar idóneo para el avistamiento de cetáceos. Esta localidad de la costa central del Pacífico de Costa Rica, además de ser la puerta de entrada al Parque Nacional Manuel Antonio, es uno de los mejores puntos estratégicos para el avistamiento de los grupos de ballenas jorobadas de la Antártida que acuden a latitudes tropicales en busca de aguas más cálidas en época de cría.

   Uno de los referentes internacionales para poder ver este espectáculo de la naturaleza también es el Parque Nacional Marino Ballena, a una hora en coche por la Costanera desde Quepos. Las ballenas jorobadas provenientes del Hemisferio Norte visitan Costa Rica de diciembre a abril.