Correa amenaza con nacionalizar el petróleo si las compañías extranjeras no aceptan mayor control estatal

Actualizado 21/04/2010 11:23:58 CET
Reuters

QUITO, 21 Abr. (Reuters/EP) -

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, amenazó con nacionalizar las operaciones de extracción de petróleo realizadas por compañías extranjeras si las multinacionales no aceptan firmar contratos en los que el Estado adquiera un mayor control del sector petrolero.

"Estoy preparando una ley para facilitar la expropiación y las nacionalizaciones", indicó Correa en declaraciones a la cadena Telesur. "Con este instrumento haremos lo que tengamos que hacer en el momento adecuado", añadió.

Correa señaló el pasado fin de semana que la nueva legislación permitiría a su Gobierno la posibilidad de tomar el control sobre las operaciones petroleras, pero no había mencionado la cuestión de nacionalizar las explotaciones.

También este martes, Correa aceptó la dimisión de su ministro de Energías No Renovables y actual presidente de la OPEP, Germánico Pinto, y de su ministra de Finanzas, Elsa Viteri, como parte de la remodelación de su gabinete, informaron un consejero ministerial y una fuente del Gobierno ecuatoriano, que actualmente cumple su cuarto año de mandato.

La española Repsol, la brasileña Petrobras, el consorcio chino Andes Petroleum y la italiana Eni operan en el país andino. "La expropiación no significa confiscación. Confiscar significa tomar por la fuerza sin una compensación adecuada. Aquí compensaremos a las empresas económicamente, pero si no quieren adaptarse a nuestras condiciones les dejaremos marchar, no las necesitamos", indicó Correa durante la entrevista con Telesur, grabada el lunes y emitida ayer, martes.

El Gobierno ecuatoriano quiere que las petroleras extranjeras cedan parte de sus ganancias al Estado y que firmen nuevos contratos en los que se comprometan a convertirse en proveedores de servicios. Las negociaciones de los nuevos contratos, que fueron anunciadas hace dos años, progresan con lentitud actualmente y algunos expertos dicen que la postura inflexible de Correa al respecto podría ser una simple táctica de negociación.

"Las compañías que han decidido permanecer en el país han permanecido, y están a la espera de negociar esos contratos. Están preparados para cambiar de contrato y seguir operando", indicó el presidente de la Asociación Industrial de Hidrocarburos de Ecuador, José Luis Zirrit.

Los índices de popularidad de Correa en Ecuador han caído del 70 por ciento a menos del 50 por ciento en apenas doce meses como consecuencia de la recesión económica que afecta al país andino.