C.Rica.- Unión Fenosa concluye el proceso de entrada en operación comercial de la central La Joya en Costa Rica

Actualizado 07/08/2006 17:02:10 CET

MADRID, 7 Ago. (EUROPA PRESS) -

Unión Fenosa ha concluido el proceso de entrada en operación comercial de la central hidráulica La Joya en Costa Rica, primera instalación de producción eléctrica de la empresa en este país y que cuenta con una potencia instalada de 50 megavatios (MW), informó hoy la compañía.

La central se encuentra en operación comercial, después de recibir la autorización del máximo organismo gubernamental energético del país: El Instituto Costarricense de Electricidad (ICE). La planta, cuya construcción comenzó en abril de 2003, está situada en el río Reventazón el Valle Central de Costa Rica a unos 60 kilómetros de San José, aguas abajo de la central de Cachí, propiedad del Instituto Costarricense de Electricidad, entidad estatal.

La central recibe el agua a la salida de la central de Cachí mediante un túnel de 8 kilómetros de longitud que conduce el agua hasta la cámara de carga para posteriormente, mediante una tubería de presión, alimentar a cada uno de los tres grupos.

La nueva central es el primer proyecto que desarrolla Union Fenosa bajo el mecanismo de BOT (Build, Operate and Transfer) en Costa Rica. Mediante este mecanismo, Union Fenosa explotará durante 20 años, en los que se incluye el periodo de construcción la central, tras los que será transferida al Instituto Costarricense de Electricidad.

La Joya es, asimismo, un proyecto de Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) previsto en el Protocolo de Kioto para limitar y reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero. Este proyecto se une a los tres proyectos de MDL de la empresa: las centrales hidroeléctricas 'Los Algarrobos', 'Macho de Monte' y 'Dolega', situadas en Panamá, ya registrados ante la Organización de Naciones Unidas (ONU).

La estrategia de Unión Fenosa se centra en el desarrollo de proyectos propios en países donde está presente la empresa, como son Panamá, Costa Rica, México, Colombia, y Guatemala. La reducción de emisiones de gases de efecto invernadero mediante la realización de estos proyectos limpios es complementaria con la incorporación de gas natural a su negocio energético, con la puesta en operación de 3.600 MW en ciclos combinados hasta el año 2007 y con la compra de derechos de CO2 en el mercado de emisiones.