Publicado 02/10/2015 13:33CET

¿Cuáles son los países más competitivos de Latinoamérica y por qué?

   MADRID, 2 Oct. (Notimérica) -

   Chile, Panamá y Costa Rica son los países más competitivos de América Latina, según el Índice de Competitividad Global 2015-2016 que acaba de hacer público el Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés).

   Según dicho Índice, que evalúa pilares como las instituciones, infraestructura, estabilidad macroeconómica, salud, educación, o innovación, entre otros factores, en el lado contrario, Haití es el país de la región peor situado, al ocupar el puesto 134 de los 140 países evaluados.

   En cuanto a los considerados más competitivos en América Latina, tras Chile, Panamá y Costa Rica se sitúan México, Colombia, Perú, Uruguay, Brasil, Ecuador, y Guatemala.

   Respecto a las razones por los que estos países destacan en la región, el informe señala, en cuanto a Chile, que a pesar de caer dos lugares en la clasificación mundial (ocupa el puesto 35), conserva "fortalezas fundamentales", incluyendo el buen funcionamiento de los mercados financieros, un entorno macroeconómico relativamente estable e instituciones eficaces.

   Por contra, señala que ha perdido terreno el último año en ámbitos como la eficiencia del mercado laboral, con una regulación laboral restrictiva, que es identificada por los ejecutivos encuestados como "el factor más problemático para hacer negocios en el país". Igualmente, la calidad de la educación primaria es otra área que frena la competitividad de Chile.

   Respecto a Panamá, que cae dos puestos en el índice general (ocupa el puesto 50), el informe señala que su pilar más fuerte, y uno de los que ha mejorado en el último año, es el desarrollo del mercado financiero --el 15 a nivel mundial--. También destaca en la infraestructura, la eficiencia del mercado de bienes, la sofisticación empresarial y la innovación. En negativo, el informe apunta a la calidad de sus instituciones, con el desvío de fondos públicos como la principal preocupación, y su sistema de educación.

   Costa Rica, dos puestos más abajo que su vecino Panamá (52), supera a su clasificación general en innovación y sofisticación de los negocios, a pesar de que ha perdido algo de terreno en el último año. También ha retrocedido en cuanto a la eficiencia del mercado laboral. Se comporta mejor que Panamá en lo que concierne a las instituciones, y tiene en su sistema de educación superior uno de sus puntos fuertes.

   México (puesto 57 en el índice general) ha avanzado cuatro puestos gracias, en gran parte, a las mejoras en los mercados financieros, la sofisticación empresarial y la innovación, "lo que sugiere que las recientes reformas están dando sus frutos". Aunque también se ha avanzado en la mejora de la eficiencia del mercado laboral del país, éste sigue siendo su pilar más débil. Con todo, la mayor preocupación de los ejecutivos encuestados es la corrupción.

   Colombia clasifica en el puesto 61 del índice general y sube 5 puestos en comparación con el año anterior, gracias en gran parte a su progreso en el ámbito del desarrollo del mercado financiero --que trepa desde el puesto 70 al 25--. También se beneficia de un entorno macroeconómico relativamente estable, mientras que sus pilares más débiles son la eficiencia del mercado de bienes y de las instituciones, siendo la corrupción y la seguridad una preocupación especial.

   Perú ha caído 4 puestos en el índice general hasta el 69, en gran medida, por la pérdida de eficiencia del mercado laboral y de bienes, y en la sofisticación de sus negocios. Sus principales ventajas competitivas son una relativa estabilidad macroeconómica y unos mercados financieros bien desarrollados. Sus pilares más débiles son las instituciones y la innovación.

   Uruguay gana por contra siete lugares y clasifica en el puesto 73 de la clasificación general, aunque, según el WEF, todavía no ha recuperado el terreno perdido entre la edición 2011-2012 del Índice.

   Al igual que con Colombia y Perú, los mercados financieros eran su principal área de mejora en el último año, mientras que perdió terreno en el entorno macroeconómico. Inusualmente para la región, las instituciones son el pilar más fuerte de Uruguay, con un puesto 30 en el ranking mundial. El informe indica que la eficiencia del mercado de trabajo es su pilar más débil.

   BRASIL CAE 18 PUESTOS.

   Brasil sigue con su tendencia a la baja, y cae 18 lugares, hasta el puesto 75 en el índice general, y ahora está 27 puntos más abajo que en la edición 2012-2013.

   El gigante sudamericano ha caído en 9 de los 12 pilares que se tienen en cuenta en el Índice de Competitividad Global 2015-2016, con descensos particularmente notables en los campos de la salud y la educación primaria, la educación superior y la formación, el entorno macroeconómico --con un elevado déficit fiscal, la creciente presión inflacionaria y las perspectivas de crecimiento de los pobres-- y las instituciones, en medio los escándalos de corrupción. En el otro lado, la principal fuerza competitiva de Brasil es el gran tamaño de su mercado, el séptimo a nivel mundial.

   Ecuador, que fue excluido del Índice del año pasado debido a las dudas sobre la fiabilidad de los datos, regresa en la posición 76 en la clasificación general. Sus pilares más débiles son las instituciones y la eficiencia de los mercados de bienes y del mercado laboral. También preocupa entre los encuestados las tasas impositivas y la complejidad de las normas tributarias. Su pilar más fuerte, aunque con un ranking global relativamente modesto (59), es la salud y la educación primaria.

   Guatemala se posiciona en el lugar 78 por segundo año consecutivo, por lo que su desempeño ha cambiado muy poco desde el año pasado --aunque se ha avanzado en el desarrollo financiero, que ahora es el pilar más fuerte, por delante de la eficiencia del mercado de bienes y la sofisticación de negocios--. Su pilar más débil son las instituciones y entre los ejecutivos encuestados, el crimen y el robo casi alcanzan a la corrupción como el tema de mayor preocupación para hacer negocios.

   RESTO DE PAÍSES.

   En cuanto a la posición del resto de los países de América Latina en el Índice de Competitividad Global 2015-2016 (que encabeza Suiza y cierra Guinea), tras los diez mejores situados aparece, aunque en el puesto 88 de la clasificación general, Honduras, seguido de Trinidad y Tobago (89).

   A continuación aparecen El Salvador (95); República Dominicana (98); Argentina (106); Nicaragua (108); Bolivia (117); Paraguay (118); Guyana (121); Venezuela (132); y Haití (134).

   En el caso de Honduras, el punto más débil es su desarrollo macroeconómico; y el del resto --Trinidad y Tobago, al igual que en El Salvador, República Dominicana, Argentina; Nicaragua; Bolivia; Paraguay; Guyana; Venezuela y Haití--, el mayor problema son sus instituciones, que en el caso venezolano casi cierran el ranking con un puesto 140.