Publicado 05/02/2021 16:28CET

(AMP) La Habana decreta un toque de queda para contener el repunte de casos de COVID-19

Personas con mascarilla en La Habana
Personas con mascarilla en La Habana - JOAQUIN HERNANDEZ / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

El Ministerio de Salud cubano notifica 845 nuevos casos de coronavirus en un día

MADRID, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades cubanas han anunciado un nuevo toque de queda en La Habana, el segundo desde que comenzó la pandemia de COVID-19, para tratar de contener la expansión de los contagios de coronavirus, que ha derivado en picos diarios de casos superiores incluso al millar.

El Consejo de Defensa Provincial de La Habana ha determinado que los movimientos de personas y vehículos estarán limitados entre las 21.00 y las 5.00 horas salvo casos excepcionales. La medida entrará en vigor este viernes y permanecerá hasta que la situación mejore, según la prensa oficial de la isla.

Las autoridades han atribuido a la llegada de viajeros internacionales y a la incumplimiento de los protocolos sanitarios el reciente alza de los contagios. El presidente del Consejo de La Habana, Luis Antonio Torres Iríbar, ha reclamado más dureza a las fuerzas de seguridad, por ejemplo para controlar las aglomeraciones en colas.

También ha advertido de la presencia de menores en la vía pública, pese a la prohibición que teóricamente está en vigor. Torres Iríbar ha anunciado que los padres o tutores de estos menores serán multados con 2.000 pesos (unos 63 euros), la misma pena que se impondrá para quienes entren en La Habana por accesos que no sean los autorizados.

La capital ya ordenó en enero el cierre de establecimientos de hostelería y ocio, al tiempo que el Gobierno ha reforzado la vigilancia en fronteras, obligando a los viajeros a presentar una PCR negativa previa al viaje, estableciendo protocolos de cuarentenas y pruebas a la llegada y reduciendo las conexiones aéreas con varios países.

Cuba ha superado los 30.000 casos de coronavirus desde el inicio de la pandemia, después de que esta semana haya registrado su peor dato de positivos en un solo día (1.044). El Ministerio de Salud ha confirmado este viernes 845 nuevos casos, mientras que serían 5.544 los casos activos.

Al menos 229 enfermos han perdido la vida en la isla como consecuencia de la COVID-19, cuatro más que el jueves, y de los pacientes ingresados en hospitales hay 29 en estado crítico y 34 en estado grave.