Cuba vincula su desarrollo a la unidad monetaria y a aclarar el "papel impreciso" de las inversiones extranjeras

Actualizado 10/05/2013 17:34:05 CET

MADRID, 10 May. (EUROPA PRESS) -

El proceso de reforma económica en Cuba, propuesto en 2011 por el presidente, Raúl Castro, tiene que estar vinculado a la unificación monetaria y a aclarar el "papel impreciso de las inversiones extranjeras" para conseguir el desarrollo de la economía de la isla, según Hugo M. Pons, economista y asesor de la Comisión de Implementación de dicho paquete de medidas.

En un acto celebrado este viernes en el Consejo Superior de Cámaras de Comercio de Madrid, Pons ha subrayado que los Lineamientos de la Política Económica y Social van desde "un proceso genérico a uno más concreto" y que estas líneas de actuación se llevan a cabo de manera "lenta pero segura". Lo importante "no es tanto el ritmo, sino la eficacia de las medidas", ha puntualizado el economista.

Los principios de estos Lineamientos, ha afirmado el también vicepresidente de la Asociación de Economistas y Contadores de Cuba (AECC), se centran en su "carácter estratégico y no temporal", la prioridad que otorgan al desarrollo de las fuerzas productoras, la "total prioridad" del sector agropecuario, el desarrollo de sectores que puedan generar ingresos "como el turismo, la biotecnología y los medicamentos" y la revisión integral del sistema tributario.

De acuerdo con Pons, "en ese camino se avanza" aunque "falta por hacer". Es necesario tener "bien claro" cuáles son las estrategias a seguir para cumplir con las reformas, así como saber "hacia dónde dirigir las inversiones entre 2015-2016 y hasta 2020", ya que se trata, ha añadido, de "un proyecto que se percibe hasta 2030".

INVERSIONES EXTRANJERAS

Aparte, el consejero económico de la Embajada de Cuba en Madrid, José A. Fernández, ha destacado que los Lineamientos indican que "las nuevas inversiones están dirigidas a diversificar y ampliar mercados, acceder a financiación externa o sustituir las importaciones", entre otras.

Fernández ha agregado que el sector servicios "mantiene su liderazgo" en la economía de Cuba al representar un 68 por ciento de sus ingresos por exportaciones, al cierre de 2012. Además, según el consejero, los ámbitos de salud y turismo son dos de los sectores que han ido creciendo a "un ritmo galopante", pero que todavía no se logra "la diversificación que necesita la economía".

Asimismo, ha enfatizado que el 70 por ciento de las importaciones proceden de alimentos "influenciados por el incremento de los precios". Fernández ha reiterado que la balanza por las exportaciones e importaciones entre Cuba y España está "desbalanceada".

LA DOBLE MONEDA

El presidente del Comité Bilateral España-Cuba, Juan Arenas, ha subrayado que las inversiones en la isla "nunca tuvieron problemas" y que el panorama "no ha presentado nubarrones".

Sin embargo, ha proseguido, las inversiones están limitadas a la exportación y uno de sus principales problemas es "la doble moneda" porque genera "un mercado incapaz de amortizar las inversiones" que se tengan que llevar a cabo.

"Mientras exista esa limitación en el mercado, la inversión extranjera no podrá jugar un papel importante en el desarrollo de Cuba", ha declarado Arenas. Hasta que Cuba no produzca más alimentos y no genere capacidad exportadora, tendrá una capacidad de expansión limitada", ha advertido.

En relación con la unificación monetaria --actualmente en la isla conviven el peso cubano que emplean los ciudadanos y el peso convertible, CUC, que usan los extranjeros que la visitan--, el economista cubano señaló ayer en una entrevista concedida a Europa Press de que "es una necesidad" y este viernes ha reiterado que, "más temprano que tarde" se logrará.

De acuerdo con Pons, la economía cubana creció en 2012 un 3,1 por ciento el pasado año, algo menos de lo previsto, y para 2013 se prevé que alcance el 3,4 por ciento.