Las reformas económicas en Cuba avanzan "lento pero seguro" e incluirán la unificación monetaria

Actualizado 09/05/2013 18:38:11 CET

A la larga todos los cubanos tendrán que pagar impuestos, según el economista Hugo M. Pons

MADRID, 9 May. (EUROPA PRESS) -

Las reformas económicas que el presidente cubano, Raúl Castro, puso en marcha hace dos años avanzan "lento pero seguro" y están empezando a dar sus frutos, según ha valorado Hugo M. Pons economista y asesor de la Comisión de Implementación de dicho paquete de medidas que, ha reconocido, incluirán "más temprano que tarde" la reunificación monetaria.

En una entrevista a Europa Press con motivo de su visita a Madrid, el también vicepresidente de la Asociación de Economistas y Contadores de Cuba (AECC) ha subrayado que lo que Cuba puso en marcha con la aprobación en abril de 2011 de los Lineamientos de la Política Económica y Social es un "proceso de reordenamiento de la economía cubana" que conlleva por una parte reorganizar el sistema jurídico y por otro el sistema empresarial.

En el primer plano, en los dos últimos años se han aprobado "un gran número de normas" en las que sustentar los cambios, mientras que en el segundo se ha preferido comenzar por una fase de "experimentación" confiriendo mayor autonomía en su gestión a una serie de empresas como Biocubafarma o Azcuba --que ha sustituido al Ministerio del Azúcar-- para "analizar el impacto" que esto tiene y las "transformaciones necesarias" y "generalizarlo con la creación de una ley de empresas que regule toda la actividad empresarial", ha explicado Pons.

Por otra parte, se ha incrementado el número de cooperativas agropecuarias, que ya existían, repartiendo además terrenos ociosos en usufructo lo que permitió por ejemplo que "el año pasado la agricultura creciera cerca de un 12 por ciento", ha ilustrado. Pero, "eso es insuficiente" por lo que hay que seguir entregando tierras en usufructo ya que aún queda unas "700.000 hectáreas por redistribuir", ha agregado.

Además, se están creando "cooperativas no agropecuarias" principalmente en el sector servicios en actividades como la gastronomía o la reparación de electrodomésticos y que también suponen una "muestra" para estudiar el proceso de cambio antes de generalizarlo.

"El país está experimentando primero qué resulta para adecuar verdaderamente los procesos a las necesidades que se tienen e ir viendo integralmente ese proceso", ha resumido el economista cubano. En un futuro, ha añadido, esto supondrá por ejemplo la elaboración de una ley de empresas y una ley de cooperativas.

Los Lineamientos planteados por el presidente Raúl Castro, ha recordado, fijan objetivos a corto plazo y la medio y largo plazo. En estos momentos, según Pons, el país está en un "periodo de mayor complejidad porque empieza a estructurarse la aplicación de los Lineamientos y de aquí a 2016 se estará en un proceso complejo porque hay trazada una estrategia que tiene que concretarse en un programa de desarrollo económico y social".

Todo ello conlleva cambios en el plano económico y social, pero también institucional, ha incidido el economista, para quien el proceso de experimentación actual aunque "aparentemente pudiera parecer que lo hace más lento lo hace también más seguro". Así pues, "se va lento pero seguro" y "no se están dando palos de ciego".

Dentro de estos cambios, ha reconocido, que la unificación monetaria --actualmente en la isla conviven el peso cubano que emplean los ciudadanos y el peso convertible, CUC, que usan los extranjeros que la visitan-- "es una necesidad". "Es algo que se puede resolver de un día para otro, exactamente igual que se creó", ha afirmado.

"Lo que es necesario es que la política monetaria del país se reorganice para que funcione ese cambio y que lleguemos a tener una sola moneda", ha aclarado Pons, subrayando que "está entre los objetivos" que recogen los Lineamientos. "Estoy convencido de que más temprano que tarde se cumplirá como proceso", ha aseverado.

Según ha explicado, el Gobierno ya está trabajando "en que se acerquen cada vez más los precios del mercado externo a los precios nacionales". Además, "habrá una tasa de cambio que se encargará de resolver ese problema y en la misma medida se transformarán los niveles de salario", ha precisado.

Igualmente, "en un futuro" los cubanos tendrán que pagar impuestos sobre sus ingresos, algo que ahora solo hacen los trabajadores por cuenta propia --que en la isla conocen como cuentapropistas-- y las empresas, para que el Estado pueda financiarse, ha añadido. "Como principio está planteado que el impuesto se corresponderá con los ingresos", ha puntualizado.

"Eso requiere también una cultura, no es algo que se implante de manera mecánica sino ir poco a poco y en la medida necesaria", algo que por ahora "no sucede", ha incidido. "La fuente de financiamiento del Estado son los impuestos, sino de donde saca el dinero el Estado para poder resolver los problemas de la sociedad", ha preguntado.

Hasta ahora, el Estado cubano obtenía este dinero "de las empresas estatales y de sus tributos al presupuesto pero si a las empresas se les va a dar más autonomía no queda más remedio que cobrar impuestos", ha aclarado, matizando que el proceso en curso "no es un proceso de privatización sino de autonomía" de las empresas.

Según Pons, la economía cubana creció un 3,1 por ciento en 2012, algo menos de lo previsto, y para este año la previsión es que se llegue al 3,4 por ciento. Los efectos de los cambios introducidos en los dos últimos años se están viendo sobre todo, según él, en "la reactivación de los servicios, algo que el país necesitaba".

El hecho de que hayan proliferado por ejemplo los negocios por cuenta propia, sobre todo en el plano gastronómico, genera una "competencia al servicio estatal" y una "motivación para perfeccionarlo" lo que a la larga "mejora la calidad de vida" de los cubanos ya que tienen acceso a más servicios a su disposición.

Según Pons, actualmente los negocios por cuenta propia generan unos 400.000 puestos de trabajo y hay 181 actividades económicas autorizadas por el Gobierno. Para fomentar la creación de este tipo de negocios, entre otras cosas, se exime del pago de impuestos durante el primer año a aquellos que contraten a cinco personas.