Cumbre Ib.- Dirigentes iberoamericanos promoverán la internacionalización y financiación de las pymes

Actualizado 16/11/2012 14:03:14 CET

Informe Perspectivas económicas de América Latina 2013

CÁDIZ, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

Dirigentes iberoamericanos han llamado este viernes, durante la presentación del VI Informe de Perspectivas Económicas de América Latina 2013 --presentado en el marco de la XXII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno que se celebra hasta este sábado en Cádiz--, a promover la internacionalización y la financiación de las Pymes en el continente americano, al constituir un componente fundamental del entramado productivo, representando alrededor del 99 por ciento del total de empresas y dando empleo a cerca de un 67 por ciento del total de empleados.

Aún con estas cifras, según ha explicado durante la presentación del informe del secretario general de la OCDE, Angel Gurría, la contribución de las pymes al PIB es "relativamente baja", lo que revela las "deficiencias" en los niveles de productividad de las mismas con respecto a las empresas de mayor tamaño. A modo de ejemplo, ha señalado que las empresas grandes en la región tienen niveles de productividad, que llegan a ser "33 veces la productividad de las microempresas y hasta seis veces de las pequeñas".

Asimismo, ha explicado que los niveles de internacionalización de las pymes de América Latina son "significativamente menores" a los de Europa, y un tercio menores que las de Asia Oriental. Por ejemplo, mientras que solamente cerca del 10 por ciento de las pymes latinoamericanas exportan parte de su producción, en Europa la fracción de pymes exportadoras asciende a un 40 por ciento del total.

Por eso, en este contexto, asegura que un diseño "eficaz" de políticas puede constituir una herramienta fundamental para fomentar la diversificación productiva, enfatizando que este es uno "de los mayores desafíos estructurales que presenta la región".

Por ello, ha destacado la necesidad de un enfoque "integral" de las políticas públicas basadas en el conocimiento, además de aprovechar el momento para transformar la región estructuralmente porque, según ha ironizado, "cuando termine la crisis la competencia va a ser a cuchilladas".

Por su parte, desde la CEPAL --una de las cinco comisiones regionales de las Naciones Unidas-- su secretaria ejecutiva, Alicia Bárcena, ha enfatizado la necesidad de un cambio estructural empresarial "como única forma de cerrar la brecha entre los ricos y los pobres. Al hilo, ha detallado que de las 114.000 empresas exportadoras de América Latina, veinte de ellas exportan "más del 40 por ciento", lo que produce una "gran concentración de empresas trasnacionales".

Así, ha instado a realizar un cambio basado en tres políticas: una política macroeconómica que apueste por una estabilidad "real", considerando la inversión como "clave y central" en este asunto.

Asimismo, ha llamado a "cerrar la brecha fiscal", así como la "brecha productiva", para "ser capaces de generar capacidades tecnológicas y protección social", con la creación de empleo como telón de fondo. Dado que las pymes requieren políticas "muy específicas", entiende que necesitan, de forma principal, acceso al crédito, que los bancos sean "más favorables" hacia ellas, bajar la tasa de interés y la de internacionalización; así como elevar su capacidad en I+D+I; algo en lo que "no invierten las grandes empresas, esperando que lo hagan desde el sector público".

"Para vencer la desigualdad, no solo hay que cambiar las políticas sociales, aunque hayamos sacado a 50 millones de personas de la pobreza, sino que hay que cambiar la productividad de las pymes, que son los jugadores estratégicos y pueden ser los grandes estructuradores del cambio", según ha concluido Bárcena.

POCA INTERNACIONALIZACION DE LAS PYMES

El presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Luis Alberto Moreno, ha sostenido igualmente que las pymes latinoamericanas tienen "poca internacionalización, un escaso 10 por ciento", entendiendo que falta por crear un sistema "que las integre".

Al tiempo, ha señalado que cerca del 30 por de ellas "no tienen acceso al crédito" porque los bancos les imponen unas tasas de interés "muy altos" o, por otro lado, no cumplen los requisitos exigibles por los bancos para obtenerlos.

Además, ha añadido otro factores de los que carecen las pymes en América Latina, como la "falta de información" para poder acceder al mercado internacional y la "falta de coordinación entre las instituciones que las atienden". Por ello, ha llamado a establecer espacios de interconexión, usando las tecnologías de forma "innovadora" para acceder al crédito y las instituciones, señalando, al hilo, la futura creación de la plataforma 'Conecta América', en la que vienen trabajando para dar apoyo informativo y financiero.

Por su parte, Enrique García, el director del CAF (Banco de Desarrollo de América Latina), ha instado a los asistentes a no dejar pasar esta coyuntura favorable para América Latina, aprovechando para pasar a un modelo de transformación productiva al objeto de conseguir crecimientos más altos y converger "en unos 20 años" con los países industrializados.

FORTALECER LA EMPRESA 'MULTIBÉRICA'

Finalmente, el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García Margallo, ha acentuado que la crisis de Europa "no es económica, sino política", agregando que los inversores "prefieren invertir en Estados Unidos porque desconfían de si seguiremos unidos".

Por ello, entiende que el Banco Central "tienen que seguir prestando", ha instado, entre otras medidas, a establecer mecanismos de resolución comunes y, en último caso, "si lo anterior no funciona, acudir al mecanismo de rescate".

Tras abundar en las singularidades de la crisis española --endeudamiento "masivo", peso excesivo del sector inmobiliario y pérdida de competitividad-- ha asegurado que España ha recuperado "en poco tiempo la competitividad, aumentando las exportaciones y equilibrando las cuentas exteriores".

Margallo ha indicado que el objetivo del Gobierno español es "recuperar la confianza de España n el exterior y crear empleo", destacando las "enormes posibilidades" que supone para ello el continente americano.

Finalmente, ha sostenido el papel de España y Portugal como "embajadores privilegiados" ante América Latina, señalando el papel de España "como la puerta de entrada al norte de África, pudiendo caminar juntos por ahí"; además de fortalecer la empresa 'multibérica', que ha calificado como un "conglomerado empresarial entre América Latina, España y Portugal".