Latinoamérica seguirá creciendo pero a un ritmo menor que los últimos cinco años

 Inauguración En Veracruz De La XXIV Cumbre Iberoamericana
Foto: HENRY ROMERO / REUTERS
Actualizado 09/12/2014 15:40:44 CET

VERACRUZ (MÉXICO), 9 Dic. (por el enviado especial de EUROPA PRESS, Víctor Usón) -

   América Latina continuará por la senda de la desaceleración iniciada en 2010, y tendrá la expansión económica más modesta de los últimos cinco años, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que estima que 2014 se cerrará con un crecimiento en la región de entre el 1 y el 1,5 por ciento y para 2015 se sitúe en el 2 y 2, 5 por ciento, frente al 6 por ciento con el que crecía en 2010.

   En el informe 'Perspectivas económicas de América Latina' que ha presentado la OCDE, junto a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de Naciones Unidas (CEPAL) y el banco de desarrollo de América Latina (CAF), se destaca que América Latina ha perdido dinamismo respecto al resto de países de la OCDE, pero también echa por tierra los rumores que en la segunda mitad de 2013 y comienzos de 2014 auguraban el comienzo de una crisis económica en la región.

   Presentado este martes durante la celebración de la XXIV Cumbre Iberoamericana que acoge la ciudad de Veracruz (México), el análisis considera fundamental favorecer la inserción laboral de los latinoamericanos y un avance de la productividad. Además, señala como esencial reformas para fortalecer la educación, las competencias de los trabajadores y la innovación.

   La OCDE achaca este menor crecimiento económico que se está dando en la región a la desaceleración de la economía china y la consiguiente bajada de precios de materias primas, el encarecimiento del financiamiento externo y unas perspectivas de entrada de capital más limitada.

   De hecho, advierte de que las cifras de crecimiento estipuladas para 2015 podrían ser aún menores si se profundiza la desaceleración china y si se endurecen las condiciones financieras en Estados Unidos y considera preocupante que las bajas tasas de crecimiento "no representen una desaceleración temporal, sino que reflejen un crecimiento potencial más bajo que el habitualmente estipulado".

   Por ello, plantea la realización de reformas estructurales en la región, ya que salvo las excepciones de Uruguay, Chile y algunos países del Caribe, la mayoría de las naciones latinoamericanas no han registrado avances considerables en el proceso de convergencia de su renta con las economías avanzadas.

LA EDUCACIÓN COMO MOTOR DE CRECIMIENTO

   Reformas que deberán afectar a la educación y con las que se tendrá que garantizar la igualdad de oportunidades en el acceso a una formación de calidad y a mejorar las competencias técnicas de los trabajadores. "La educación debe ser percibida no solo como un motor del crecimiento económico, sino también de inclusión social y reducción de la desigualdad", señala el informe.

   Además, considera prioritario una mayor y mejor inversión en educación y que la mayor cobertura vaya acompañada de una mejora en la calidad, ya que aunque se ha logrado el acceso universal a la educación primaria, a la pre-primaria solo asiste el 66 por ciento de los niños, frente al 83 por ciento de la media de la OCDE, en la secundaria la cobertura alcanza al 74 por cierto de los jóvenes, mientras que en los países de la OCDE llega el 91 por ciento y en la terciaria las diferencias también son notables: en América Latina alcanza al 42 por ciento de los, frente al 71 por ciento de la OCDE.

   También pone el énfasis en la calidad del sistema educativo y señala que las diferencias en el desempeño de los estudiantes en América Latina y la OCDE se mantiene elevada y equivale a casi dos años de escolaridad, según el informe PISA del año 2012.

    MÁS NOTICIAS... 

    La OCDE recomienda invertir en innovación en América Latina

    Felipe VI reivindica la identidad iberoamericana

    Felipe VI insta a traducir el crecimiento en distribución justa