Actualizado 01/04/2015 21:51 CET

La economía de EEUU es más frágil desde 2014

El dólar cayó el jueves desde un máximo de siete semanas contra el yen pero regi
Foto: DINUKA LIYANAWATTE / REUTERS

NUEVA YORK, 1 Abr. (Notimérica) -

   El mercado laboral de Estados Unidos cerró en 2014 su mejor año de ganancias desde 1999, cuando la actividad económica creció un 5% en el tercer trimestre, el mejor desde 2003.

   Pese a que la contratación sigue siendo fuerte, los expertos están reduciendo los pronósticos de crecimiento del país, cuya economía se ha visto extenuada y pierde impulso.

   Los economistas afirman que existen dos problemas principales: los salarios de los trabajadores no aumentan, por lo que gastan menos, y la presión ejercida sobre Estados Unidos por la desaceleración de las economías extranjeras.

   "El consumidor no se ha involucrado de inmediato. Estamos atravesando una irregularidad", dijo el economista de mercado y jefe de Rockwell Global Capital, Peter Cardillo.

EMPLEO

   El sector de empleo sigue siendo fuerte: agregó más de medio millón de puestos de trabajo durante los dos primeros meses de este año, lo que supone un aumento del 50% respecto al mismo periodo de 2014. La tasa de desempleo ha bajado al 5,5%, la puntuación más baja en siete años.

   Como consecuencia, las ganancias en este área se han trasmitido en un crecimiento en sectores como salud pública, construcción, servicios y pequeños negocios.

SALARIOS NO CRECEN, SE GASTA MENOS

   Sin embargo, los salarios por ahora solo aumentaron un 2% en febrero, lo que impide a los estadounidenses darse cuenta del progreso de la recuperación. Además, está muy por debajo de la meta de la Reserva Federal, de aproximadamente un 3,5 %.

   "Si existe un aumento del 2%, es un crecimiento, pero definitivamente no es el crecimiento que vaya a provocar que se acelere un cambio en los salarios", indicó Cardillo a CNN.

   El crecimiento salarial está comenzando a ser tan importante como la tasa de desempleo porque es un buen indicador de la confianza del consumidor.

   Pese al descenso del precio de la gasolina para aportar confianza, los americanos muestran los signos de descenso en el ahorro. El consumo y la construcción de nuevas viviendas cayeron en febrero, por debajo de las estimaciones, lo que está causando alarma en los mercados.

   "Todo esto se debió a las inclemencias del clima que tuvimos... Creo que eso hizo que muchos compradores se quedaran en casa", dijo Bernard Baumohl, economista en jefe del Economic Outlook Group, una firma de investigación.

PREVISIONES

   Los compradores e inversores se encuentran a la espera de la situación. Los analistas prevén que las ganancias del primer trimestre de las empresas en el índice S&P;500, podrían reducirse en un 4,6%, en comparación con el mismo trimestre de 2014, según FactSet Research. Sería la primera desaceleración en dos años.

   Por otra parte, Europa está empezando a desplazar su economía en la dirección correcta. Japón sigue sumido en la deflación a medida que aumentan las preocupaciones de que su plan de estímulo no está funcionando.

   Sin embargo, la peor evolución económica es la desaceleración de China y la fortaleza del dólar. Pese al crecimiento económico de China en los últimos años, ahora la relación se encuentra en decadencia por la menor demanda de exportaciones de Estados Unidos.

   El alza del dólar americano, el consumidor sin confianza y ahorrador, y la fragilidad de las economías extranjeras llevan al mercado de valores de Estados Unidos a afrontar un inicio de año con una situación de posible riesgo e inseguridad.