Actualizado 23/11/2011 20:18 CET

EEUU.- Moody's incide en que la 'triple A' de EEUU no se ha visto afectada por el fracaso del 'Supercomité'

NUEVA YORK, 23 Nov. (EUROPA PRESS) -

La agencia de calificación crediticia Moody's ha señalado que el rating 'Aaa' de la deuda de Estados Unidos, la máxima nota posible, no se ha visto "afectada" por el fracaso del Comité del Congreso en las negociaciones para alcanzar un acuerdo sobre la reducción del déficit estadounidense, según informó en un comunicado.

La agencia recuerda que en el actual escenario la reducción del déficit de 1,2 billones de dólares (unos 900.000 millones de euros) se producirá mediante recortes automáticos a partir de enero de 2013 e incide en que la falta de acuerdo no cambia la perspectiva fiscal de Estados Unido respecto al 2 de agosto, cuando se creó la Ley de Control Presupuestario.

En este sentido, explica que, aunque el 'Supercomité' podía haber propuesto medidas que redujeran de forma "considerablemente superior" a lo previsto el déficit, lo que hubiera sido positivo para la credibilidad crediticia del Gobierno, su fracaso no reduce el grado de reducción de déficit ya legislado.

Sin embargo, Moody's señala que el resultado del 'Supercomité' indica que medidas significativas de reducción del déficit es improbable que se adopten antes de las elecciones de noviembre de 2012. "Moody's actualmente tiene una perspectiva 'negativa' del rating de Estados Unidos dada la necesidad de reducir en mayor medida con el tiempo el déficit para revertir la trayectoria al alza de la deuda", añade.

A este respecto, advierte de que sin nuevas medidas una de las preocupaciones más importantes a medio plazo es el nivel de los impuestos a los ingresos personales a partir de 2013, ya que los denominados "recortes fiscales de Bush" concluirán a finales de 2012, lo que significa que los ingresos aumentarán significativamente si no se cambia la ley.

En el lado de los gastos, alrededor de la mitad del recorte procedería de los gastos de defensa, mientras que la mayor parte del resto proviene de los programas de gasto discrecional. Así, añade que un cambio en la composición del recorte del gasto no tendría impacto en el rating, pero una reducción de la cifra total que incremente la deuda tendría consecuencias negativas.

Por otro lado, explica que este fracaso en el corto plazo tiene implicaciones en otras medidas fiscales que podrían afectar al déficit y a la deuda 2012, como una extensión de la reducción a los impuestos a las salarios y de la ampliación de los beneficios a los desempleados, lo que elevaría el déficit, pero no la deuda a la largo plazo, y tendría un importante efecto en el crecimiento por su impacto en el gasto personal.

Las reducciones automáticas del gasto que serán efectivas en 2013 incluyen alrededor de un billón de dólares (749.000 millones de euros) de recortes del gasto por debajo de lo proyectado actualmente, más alrededor de 200.000 millones de euros (150.000 millones de euros) en ahorro de interés por los menos niveles de deudas.