Actualizado 10/05/2015 22:05 CET

La escasez continuará en Venezuela a pesar del sistema "captahuellas"

A woman pulls a cart with bags of rice outside Makro supermarket in Caracas
Foto: JORGE SILVA / REUTERS

CARACAS, 10 May. (Notimérica) -

   El sistema implantado por el Gobierno del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, para solucionar el problema de abastecimiento que azota al país no será todo lo efectivo que se quiere.

   La escasez de productos básicos en Venezuela seguirá a la orden del día a pesar del anuncio del gobierno de implementar de manera masiva un sistema de máquinas captahuellas en todos los mercados del país.

   Según indicó el economista José Guerra a Notimex, el nuevo sistema se dedicará a atacar los "síntomas" de la escasez en vez de sus causas, que serían la falta de producción y las distorsiones en los precios por los controles gubernamentales.

   "La escasez no se acaba con captahuellas, la escasez la causan con dos cosas: uno, que hay una caída en la producción nacional que es evidente, es clarísima; y lo otro, que los precios están muy distorsionados", dijo el economista.

   Por su parte, Guerra añadió que los controles aplicados por el gobierno de Maduro "mantienen los precios artificialmente bajos", lo que desanima a los productores, ya que en muchas ocasiones los precios de venta están por debajo de los costes de producción.

   Además, recalcó que los captahuellas "son el equivalente a una cartilla de racionamiento, que raciona la venta de alimento o de otros productos básicos".

   Esta semana, el superintendente nacional de Precios Justos, Andrés Eloy Méndez, aseguró que en "máximo un mes y medio" serán instaladas 20.000 máquinas captahuellas en todos los supermercados de Venezuela.

   "Es fundamental desplegar las 20.000 captahuellas para que la gente cuando llegue al supermercado no se consiga a 300 bachaqueros (contrabandistas) ahí, es una medida que lamentablemente no pudimos (aplicar más temprano)", subrayó Méndez.

   Guerra advirtió que "el sistema de captahuellas podrá ser implementado en los supermercados, pero será difícil aplicarlo en los abastos y bodegas populares", debido a su menor envergadura y sus ubicaciones más remotas en pueblos y barriadas.

   El ex jefe de investigaciones económicas del Banco Central de Venezuela (BCV) manifestó que la escasez es el resultado previsible de las políticas económicas "socialistas" basadas en los controles de precios.

   Los controles sumados a las expropiaciones a los productores, resaltó Guerra, terminan destruyendo la capacidad productiva y generan las colas y la escasez que han caracterizado a los regímenes de corte socialista.