Actualizado 21/06/2006 23:34:30 +00:00 CET

España.- El PP expresa su temor de que Repsol-YPF tenga que salir de Bolivia y dar sus inversiones a la PVDSA de Chávez

Moratinos insiste en el diálogo y la diplomacia como mejores herramientas tras la nacionalización de hidrocarburos

MADRID, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Partido Popular expresó esta noche su temor de que la petrolera hispano-argentina Repsol YPF tenga que salir "corriendo" de Bolivia y de que sus inversiones de los últimos años en el país andino queden finalmente en manos de la petrolera estatal PVDSA del Gobierno venezolano de Hugo Chávez.

Jorge Moragas (PP) presentó una interpelación urgente sobre la situación en Bolivia tras el decreto de nacionalización de hidrocarburos por parte del Ejecutivo de Evo Morales y que pone en peligro los intereses de los más de dos millones de pequeños inversores españoles que hay en Repsol YPF.

El diputado 'popular' advirtió de que la política de Morales es una "auténtica bomba de relojería" a la que el Gobierno español responde con una "errática actuación".

En este sentido, subrayó que el presidente boliviano engañó, "no una vez, sino varias" al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, a la empresa hispano-argentina y al conjunto de los españoles, al tiempo que exigió la reclamación de indemnizaciones a esta compañías y otras españolas por los perjuicios obtenidos por la actuación de La Paz en estos últimos meses.

"El temor que muchos compartimos es que Repsol se vea forzada a salir corriendo de Bolivia y que todas sus inversiones queden, de un modo u otro, en manos de PVEDSA. No es ninguna enlucubración conspirativa porque el 26 de mayo, Hugo Chávez y Evo Morales suscribieron en el Chaparé boliviano un nuevo acuerdo energético por el que se creaba Petroandina, cuyo objeto social era la explotación conjunta de los hidrocarburos en Bolivia", hizo hincapié.

HORIZONTE "NUBLADO"

Moragas dijo no querer ser "profeta de ningún desastre" pero opinó que, en todo caso, el horizonte está "nublado" en estos momentos. "Sería una paradoja insoportable para su Gobierno que al final Chávez le robase la cartera a Zapatero precisamente en Bolivia", apuntó al respecto.

Asimismo, insistió en que las empresas son los "mejores embajadores" en el extranjero y que por tanto el Ejecutivo español tiene la "obligación" de proteger sus inversiones. Por ello, instó a Moratinos a desplegar la actividad diplomática con todos sus instrumentos. "No practiquen sólo la diplomacia del avestruz y la concesión contemplativa", aseveró ante la petición de los empresarios de que España les ofrezca una "defensa firme" de sus intereses ante el "desamparo" en el que se encuentran.

En su réplica, el ministro de Asuntos Exteriores recordó que existe un plazo de negociación de 180 días entre La Paz y las empresas afectadas por el decreto.

En este sentido, subrayó que la actuación del Gobierno "ha estado guiada y seguirá guiada" mediante el diálogo y la diplomacia al ser las mejores herramientas para ello.