Publicado 12/09/2013 00:39CET

Explosión daña edificio Min. Relaciones Exteriores de Libia en Bengasi

BENGASI, 12 Sep. (Reuters/EP) -

- La explosión de un coche bomba causó daños al edificio del Ministerio de Relaciones Exteriores de Libia ubicado en Bengasi, sin que se registraran víctimas en el primer aniversario del ataque letal al consulado estadounidense en la segunda mayor ciudad del país.

Dos años después de la revuelta que derrocó a Muammar Gaddafi, Libia está profundamente dividida en líneas regionales y tribales, por lo que es difícil para el Gobierno central de Trípoli controlar la influencia de milicias rivales y extremistas islámicos.

Las autoridades señalaron que un coche bomba explotó al amanecer, dañando seriamente la oficina ministerial y otros edificios en el centro de Bengasi, aunque no hubo reportes inmediatos de víctimas.

Pocas horas antes de la explosión en Bengasi, fuerzas de seguridad desactivaron una bomba de gran tamaño, ubicada cerca de las oficinas centrales del Ministerio de Relaciones Exteriores, en el distrito Zawyat al Dahmani, en la zona este de Trípoli, informó el Gobierno.

"Los libios no pueden ignorar la fecha en esta explosión. Es un mensaje claro de parte de las fuerzas del terror que no quieren que el Estado o el Ejército permanezca en pie", dijo a los medios el primer ministro, Ali Zeidan.

El ministro no responsabilizó directamente a ningún grupo por el ataque pero aludió a los militantes islamistas, a los que se culpa por los últimos ataques con coches bombas a funcionarios de seguridad y del Ejército.

Además, el Gobierno de Zeidan está intentando detener una serie de huelgas de trabajadores petroleros y guardias armados en instalaciones de crudo que han paralizado la producción de petróleo del país del norte de África.

Cuatro estadounidenses, incluido el enviado de Washington en Libia, murieron en el ataque al consulado en Bengasi hace un año.

Estados Unidos inicialmente dijo que el hecho había sido consecuencia de protestas contra Occidente, pero finalmente se supo que militantes islamistas perpetraron el atentado en el undécimo aniversario de los ataques de al Qaeda en territorio estadounidense.

El ministro del Interior interino, Al-Sadeeq Abdul Karim, dijo que el Ejército y la policía estaban redoblando su accionar para detener el deterioro de la seguridad en Bengasi y en otras zonas del país.

Bengasi ha visto una escalada en los ataques con coches bomba y en los asesinatos a miembros del Ejército organismos de seguridad, muchos de los cuales habían servido en las fuerzas de y que posteriormente se integraron a nuevas formaciones tras la guerra civil de 2011.

Analistas afirman que rebeldes y militantes, que buscan venganza contra los ex funcionarios de seguridad del Gobierno de Gaddafi, están frustrados por el escaso progreso en los procesos contra estos y quieren hacer justicia por mano propia.