¿Qué futuro puede tener El Petro, la nueva criptomoneda de Venezuela?

El futuro de El Petro
NOTIMÉRICA
Actualizado 21/02/2018 13:13:43 CET

   MADRID, 21 Feb. (Notimérica) -

   Sabemos que las criptodivisas o criptomonedas son un medio digital de intercambio que no poseen soporte físico ni control estatal en ningún país.

   Las ventajas de poseer estas divisas digitales es que los usuarios pueden almacenarlas en discos duros o memorias externas, sin necesidad acudir a un banco para realizar esta operación. Además para crear esta moneda el usuario debe entender y manejar el sistema blockchain (cadena de bloques descentralizada y pública) o más conocido como "mineración", el cual se lo realiza con tarjetas gráficas de buena potencia y calidad. Esto hace que las divisas digitales no dependan de ningún ente gubernamental u organismo para su creación o emisión a diferencia de cualquier moneda.

   Mediante este novedoso sistema se han desarrollado alrededor de 1.300 criptomonedas en todo el mundo, siendo las más conocidas el bitcoin, ethereum, litecoin, digitalcash, monero, ripple, zcash, etc.

   Con la creación de El Petro, la primera criptomoneda lanzada oficialmente por un gobierno, Venezuela espera aliviar sustantivamente la crisis por la que pasa el país iberoamericano y crear nuevos ejes de ingresos de divisas al país.

   Pero es necesario analizar algunos puntos referentes a esta nueva moneda digital y qué diferencia tiene con las ya existentes en el mercado.

   1. ¿Quién puede tenerla y cuánto vale?

   Esta moneda digital nace con un valor equivalente al barril del crudo venezolano y con la novedad de que está respaldada en las reservas de la Faja del Orinoco, que con 5.000 millones de barriles se convierte en la más rica del mundo.

   Su precio de lanzamiento es de 60 dólares, pero este puede variar dependiendo del precio del barril de petróleo.

   Con El Petro, el Gobierno Bolivariano de Venezuela espera atraer inversionistas extranjeros y los primeros interesados en adquirir esta divisa han sido Turquía, Qatar y demás países de Medio Oriente y Europa.

   Para los venezolanos, el uso de esta moneda será un cambio significativo en la manera de administrar sus fondos, con esta criptodivisa los ciudadanos podrán pagar a futuro los servicios públicos e impuestos.

   El Petro funcionará con un sistema similar al modelo Bitcoin,es decir, el usuario deberá abrir una billetera digital (wallet) que poseerá una dirección de correo electrónico que se podrá compartir con cualquier persona que desea transferir dinero digital a su billetera, en esa dirección electrónica se depositarán los Petros.

   Si desea cambiar sus Petros por otro criptoactivo deberá acceder a algunos de los sitios de intercambio electrónico autorizados por Venezuela o en cualquier casa de intercambio internacional autorizadas.

   2. Diferencia con el bitcoin, la criptomoneda más popular

   La principal es que El Petro es una moneda centralizada por el Gobierno de Venezuela, mientras que el resto de criptomonedas existentes en el mercado son completamente descentralizadas; es decir, no pertenecen a nadie, no están regulados por ningún gobierno ni banco.

   Otra diferencia es el mencionado "minado". El bitcoin puede ser generado por cualquier persona que conozca sobre el tema, mientras que El Petro dependerá netamente del negocio entre usuarios, ya que en primera instancia Venezuela emitirá solo 100 millones de ejemplares.

   3. Apoyo económico

   El Gobierno de Venezuela lanzó El Petro con la finalidad de encontrar una solución a los muchos males que azotan a su economía. Entre sus objetivos está crear una divisa alternativa al dólar para generar ingresos extranjeros y crear una economía transparente y de confianza.

   De acuerdo al Libro Blanco de El Petro, el 55 por ciento de los ingresos recaudados por la venta de esta moneda irán a fondos gubernamentales.

   4. Éxito

   El Gobierno de Nicolás Maduro considera que el éxito de esta criptomoneda está garantizado y señaló que solo en su pre-venta la demanda alcanzó los 596 millones de dólares. Sin embargo, existen algunas dudas por aclarar en el Libro Blanco.

   Sin duda alguna, el éxito de esta moneda digital dependerá de la confianza que genere en los inversionistas extranjeros.