Actualizado 06/03/2006 17:54 CET

Iberoam.- Sol Meliá focaliza su expansión en Latinoamérica con proyectos en Brasil, Argentina, Chile, México y C.Rica

Escarrer confirma que algunos hoteles obsoletos de la cadena en Baleares se reconvertirán en condohoteles

PALMA DE MALLORCA, 6 Mar. (EUROPA PRESS) -

El grupo hotelero Sol Melià proyecta expandir su presencia en América Latina con la apertura de cuatro nuevos establecimientos en Brasil y dos en Buenos Aires (Argentina) y con la puesta en marcha de diferentes proyectos en Chile, México y Costa Rica.

En rueda de prensa, el consejero delegado de Sol Melià, Gabriel Escarrer, ratificó que la compañía planea dirigir a medio plazo su expansión en América Latina a través de la apertura de nuevos resorts en Brasil, un país en el que la cadena mallorquina cuenta con 19 complejos, de los que 13 están ubicados en Sao Paulo.

"Nuestra presencia en América Latina alcanza los 87 hoteles, 22 de ellos en Cuba, y nuestro objetivo es seguir creciendo en este continente, donde nos sentimos muy cómodos", aseveró Escarrer tras asistir en la UIB a la entrega del Premio Internacional de Estudios Turísticos Gabriel Escarrer, promovido por la Cátedra Sol Melià, a las historiadoras uruguayas Rossana Campodónico y Nelly da Cunha por su trabajo sobre el desarrollo turístico en MERCOSUR.

Escarrer, que eludió hacer declaraciones sobre la pretensión del secretario general del PSIB-PSOE, Francesc Antich, de "partir de cero" y "limar desconfianzas" para alcanzar nuevos acuerdos con el sector hotelero, estimó que el modelo de sol y playa en Baleares "no está agotado en absoluto", pero agregó que es "fundamental apostar por la gastronomía, la riqueza cultural y natural, y otros factores diferenciadores, antes de que se avecine una crisis turística".

El consejero de Sol Melià indicó por otra parte que es "esencial" que la Administración vaya de la mano del sector privado a la hora de desarrollar planes urbanísticos que contengan infraestructuras hoteleras, y abogó para que en Baleares "se hagan las reconversiones que sean necesarias", siempre y cuando "todos los agentes implicados en el proceso de reconversión tomen parte en el asunto".

Escarrer destacó que el ir de la mano con la Administración para dibujar planes urbanísticos es algo que la compañía ya ha practicado en países como Cuba, México y República Dominicana, "donde hemos estado en todo momento en contacto con el Gobierno para trazar un plan de ubicación de nuestros hoteles que no perjudiquen el encanto natural del lugar, respete el entorno y ofrezca ese plus diferenciador que debemos potenciar", detalló.

CONDOHOTELES

Asimismo, el consejero de Sol Melià señaló que la compañía prevé reconvertir a largo plazo en condohoteles algunos de los establecimientos de las islas "menos rentables y obsoletos que ya han agotado el ciclo de vida", y para ello, reiteró, "esperamos ir de la mano de la Administración".

"El condohotel es un modelo que va a más, aunque en las islas todavía debemos estudiar cómo y dónde lo proyectamos", señaló Escarrer, sin querer especificar si la zona de la Playa de Palma será una de esas zonas reconvertidas en un futuro próximo.

Escarrer recordó que hace tres años que la compañía inició el negocio de los condominios en América Latina, donde "funcionan muy bien" porque no hay la "desconfianza que todavía se respira en España en torno a este modelo turístico", señaló, haciendo alusión a los fraudes que proliferaron en nuestro país hace unos años con la multipropiedad.

"El hecho de que el usuario pueda disponer en propiedad de una habitación y a la vez disponer de servicios de restaurante, limpieza, deporte, spa, masajes, entretenimiento, es algo muy valorado que confiamos en poder implantar en la comunidad autónoma", concluyó Escarrer.

En otro sentido, Escarrer consideró que un destino maduro como las islas debe esforzarse en potenciar su gastronomía, costumbres culturales, paisaje y atractivo natural para poder competir con otros destinos de sol y playa mucho más asequibles. "No podemos competir con precios, así que debemos subrayar la calidad para seguir atrayendo turistas", señaló.

El consejero indicó que es "esencial" promover el "crecimiento ordenado" del territorio para evitar una "construcción incontrolada".

En este sentido, recordó que antes era la legislación la que decidía cuántas plantas debía tener un edificio, pero ahora, el máximo ya no lo fija la ley, sino "la conciencia de que hay muchos lugares donde la construcción vertical destroza el paisaje y el atractivo natural", señaló.