Publicado 02/12/2013 22:27CET

Industriales uruguayos prevén menor inversión en 2014 por demanda débil: sondeo

MONTEVIDEO, 2 dic, 2 Dic. (Reuters/EP) -

- La inversión industrial en Uruguay caerá un 25 por ciento en el 2014 en comparación con este año por una menor demanda interna y externa, según un sondeo entre empresarios difundido el lunes por la Cámara de Industrias.

Las inversiones del sector industrial rondaron los 800 millones de dólares en el 2012, sin considerar una expansión de la única refinería del país y desembolsos en la planta de celulosa operada por la finlandesa Kymmene Corporation .

Aún no hay cifras disponibles sobre el 2013, año para el cual los empresarios esperaban incrementar un 10 por ciento sus inversiones respecto del año previo.

"Se han deteriorado las condiciones de competitividad de la economía uruguaya para los sectores transables y hay un stock de capital muy importante, porque se ha invertido mucho en los últimos años", dijo a Reuters el asesor económico de la gremial, Sebastián Pérez.

La lenta recuperación de la crisis financiera global ha condicionado a Uruguay por una menor demanda de los países desarrollados, a lo que se suman las medidas proteccionistas de dos de sus principales clientes, Brasil y Argentina.

A la vez, el tipo de cambio real -que es una medida que compara la competitividad del país con respecto a la de sus principales socios comerciales- cayó un 12,8 por ciento en los dos últimos años a octubre, según el Banco Central.

"Veníamos de un período (dos o tres años) de cierta estabilidad, en un nivel relativamente alto (de inversiones), y ahora por primera vez se está mostrando una caída que es importante", agregó Pérez.

La percepción de los industriales parece ir en línea con la del Gobierno, que días atrás redujo sus previsiones de crecimiento del sector manufacturero para este año de 2 por ciento a entre 0,5 y 1 por ciento, según informó el ministro de Industria, Roberto Kreimerman.

El documento de la cámara empresarial indica que el 60 por ciento de los encuestados consideró como principales obstáculos para invertir la debilidad del mercado interno y las tensiones gremiales por negociaciones salariales.

Un 50 por ciento de los consultados apuntó la restricción de la demanda externa por desventajas en la fijación de precios. Otro 47 por ciento se refirió a la incertidumbre política, considerando que el 2014 será un año electoral en el que se elegirá nuevo presidente.

El Producto Interno Bruto de Uruguay, un país cuya economía está basada en la actividad agrícola-ganadera y el turismo, creció un 5,6 por ciento en el segundo trimestre del año impulsado por el sector energético. La agroindustria es su principal sector manufacturero.

El Gobierno estima que el PIB se expandirá un 4 por ciento en el 2013 y el 2014, mientras que los analistas prevén un crecimiento de un 3,67 por ciento este año y de un 3,14 por ciento el que viene, de acuerdo con una encuesta del banco central difundida días atrás.

El sondeo incluyó a 86 empresas que representan el 39 por ciento de las ventas totales de la industria uruguaya.