Publicado 12/01/2014 20:27:26 +01:00CET

Líder rebelde S. del Sur quiere liberación de detenidos antes de acuerdo cese al fuego: enviados

Por Aaron Maasho

ADIS ABEBA, 12 ene, 12 Ene. (Reuters/EP) -

- La exigencia del líder rebelde de Sudán del Sur, Riek Machar, de que se libere a detenidos sigue siendo un obstáculo para un acuerdo de cese al fuego que busca poner fin a la violencia en el Estado más joven del mundo, dijo el domingo un enviado de Estados Unidos.

Más de tres semanas de combates han enfrentado a las fuerzas del Gobierno del presidente Salva Kiir contra los rebeldes leales al ex vicepresidente Machar, y han llevado a la nación exportadora de petróleo cerca de una guerra civil.

Aunque ambos lados han tenido conversaciones en los últimos días en Adís Abeba para tratar de acordar un cese al fuego, han habido pocos avances luego de que Kiir rechazó la exigencia de los rebeldes de que ponga en libertad a once detenidos arrestados en diciembre por un presunto intento de golpe.

El sábado, tres enviados africanos de la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD, por su sigla en inglés), un grupo regional de naciones de Africa oriental que iniciaron las negociaciones, se reunieron con Machar en un intento de acordar los términos de una tregua, pero fueron rechazados.

"Algunas de las principales preocupaciones que planteó fueron sobre la liberación de detenidos, que ha convertido en una precondición desde el inicio para la firma de un acuerdo de cese de las hostilidades", dijo el enviado de Estados Unidos a Sudán y Sudán del Sur, Donald Booth, que acompañó a los representantes de IGAD.

"Lo que necesitamos de verdad es seguir presionando al Gobierno para encontrar un modo de permitir que esos detenidos participen en las negociaciones políticas", agregó.

Tras la reunión con Machar, un funcionario de IGAD dijo el domingo que sus enviados habían vuelto a viajar a la capital de Sudán del Sur, Yuba, para tratar de convencer a Kiir de que libere a los detenidos.

Sin embargo, hasta ahora los enviados no han conseguido la libertad de los presos. Kiir insiste en que se les investigará y que quienes sean hallados culpables enfrentarán un debido proceso.

Los enfrentamientos son los peores que ha visto Sudán del Sur desde que se independizó de Sudán en el 2011 en un acuerdo de paz que terminó con la más prolongada de las guerras civiles de Africa. Los enfrentamientos han desplazado a más de 200.000 personas y reducido las exportaciones de petróleo.

Booth dijo que Machar además señaló su "preocupación acerca de la intervención miliar de Uganda en Sudán del Sur, y que había expresado sus temores sobre si se respetaría un acuerdo de cese al fuego".

Los rebeldes han acusado a la vecina Uganda de ayudar a Kiir lanzando ataques aéreos contra sus posiciones, algo que Kampala niega. Las tropas ugandesas patrullan el aeropuerto de Yuba y vigilan el palacio presidencial, a petición de Kiir.