Actualizado 10/09/2015 13:26:30 +00:00 CET

El ministro Levy dice ahora que el Gobierno hará nuevos recortes

   RÍO DE JANEIRO, 10 Sep. (Notimérica) -

   El ministro brasileño de Economía y Hacienda, Joaquim Levy, ha dado un ligero cambio al discurso del Gobierno y ha asegurado que habrá nuevos recortes de gastos -"más de lo que se recortó en otros casos"- y también ha dicho que la población está preparada para aceptar pagar nuevos impuestos.

   "Es el camino para tener equilibrio, para poder crecer, y queremos crecer para poder crear empleo", se justificaba este miércoles Levy en el telediario de la cadena Globo, modificando ligeramente su discurso de los últimos días, cuando ha dado a entender que Brasil no llevaría a cabo más recortes.

   En su visita a Madrid este lunes Levy aseguró ante una audiencia formada mayoritariamente por empresarios e inversores que la austeridad no resuelve las cosas y que hay que buscar la estabilidad "sin recortes", siendo humildes e intentando no incurrir en nuevos gastos.

   Su cambio de actitud podría interpretarse como un llamamiento a la calma a los mercados, ya que este mismo miércoles la agencia de calificación de riesgo Standard & Poor's rebajó la nota crediticia de Brasil de 'BBB-' a 'BB+' con panorama negativo.

   En sus declaraciones en televisión Levy subrayó que todos los recortes que dependían únicamente del Gobierno ya se han llevado a cabo, y que ahora falta la colaboración del Congreso Nacional para recortar gastos que están estipulados por ley, como los relacionados con pensiones y programas sociales.

   Sin embargo, un recorte que sí depende únicamente del Gobierno, como la supresión de diez de los 39 ministerios aún está pendiente de concretarse; no se sabe qué carteras desaparecerán ni de cuánto sería el ahorro.

   La mayoría de dificultades que tiene el Gobierno para hacer frente a la crisis tiene que ver con el hecho de que gobierne en minoría y tenga que hacer frente a las divergencias dentro de su base de partidos aliados.

   Los recortes de los ministerios, por ejemplo, dependen de que los socios de Gobierno queden satisfechos con el nuevo reparto de poder, y otras medidas, como la creación de nuevos impuestos, cuentan con la oposición de sus aliados; incluso el vicepresidente del Gobierno, Michel Temer (Partido del Movimiento Democrático de Brasil) dijo ser totalmente contrario a aumentar la carga tributaria.