Actualizado 12/08/2015 14:17 CET

Moody's rebaja la nota a Brasil pero mantiene el grado de inversión

RÍO DE JANEIRO, 12 Ago. (Notimérica) -

   La agencia de calificación de riesgo Moody's ha rebajado la nota de crédito de Brasil de Baa2 a Baa3, aunque mantiene al país en el grado de inversión una nota por encima del nivel especulativo, según ha informado este martes en un comunicado.

   Moody's ha hecho referencia a la crisis política que atraviesa al país para justificar su decisión: "Un comportamiento económico más débil de lo esperado, una tendencia de crecimiento en los gastos públicos y una falta de consenso político sobre las reformas fiscales impedirá que las autoridades alcancen un superávit primario lo suficientemente alto como para revertir la tendencia de aumento de la deuda de este año y del siguiente", ha resumido.

   El goteo de informaciones de la Operación 'Lava Jato' también ha hecho mella en la confianza de la agencia hacia el gigante suramericano, apuntando que "la débil confianza de los empresarios y los desdoblamientos relacionados con Petrobras" afectarán negativamente a los planes de inversión, como mínimo este año y el próximo.

   Aunque la agencia ha alterado de 'negativa' a 'estable' la perspectiva ha agravado los pronósticos a corto plazo, advirtiendo que la economía se contraerá este año, estará estancada en 2016 y solo empezará a crecer en 2017 y 2018, con tasas de crecimiento del 2%. En anteriores informes la agencia preveía una recuperación a finales de 2016, pero esa opción cada vez aparece más lejana, incluso en los círculos próximos al Gobierno.

   La rebaja de Moody's era esperada por los analistas, principalmente porque a finales del pasado mes de julio el Ministerio de Hacienda rebajó la meta de superávit primario para este año, pasando del 1,1% del PIB al 0,15%.

   Con el deterioro de la nota de Brasil Moody's sigue la tendencia de las otras grandes agencias de 'rating', ya que en julio Standard & Poor's cambió la perspectiva de Brasil de "estable" a "negativa", aunque mantuvo la nota en BBB-, todavía dentro del grado de inversión y también una nota por encima del considerado nivel especulativo. Fitch, en cambio, mantiene a Brasil dos notas por encima del nivel especulativo.