Publicado 10/06/2020 18:57CET

El paquete fiscal que prepara Chile aliviaría la incertidumbre política en el país, según la OCDE

El presidente de Chile, Sebastián Piñera
El presidente de Chile, Sebastián Piñera - Ailen Diaz/Agencia Uno/dpa

MADRID, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

El paquete de ayuda fiscal que prepara el Gobierno de Chile para los próximos meses, con una partida de 7.000 millones de dólares (6.167 millones de euros) para este año y de 3.000 millones de dólares (2.643 millones de euros) para el siguiente, supondría un alivio de la incertidumbre y la tensión política en el país, según la Organización de la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Así lo ha considerado la organización en una presentación de las perspectivas macroeconómicas sobre las economías de los países latinoamericanos, entre los que han participado el director de Estudios de la OCDE, Álvaro Pereira, así como otros economistas especializados en los diferentes países de la región.

"En Chile se discute sobre un consenso para los paquetes de medidas de ayuda en los próximos 18 meses. Si se llega a un consenso se reduciría la incertidumbre política y sería un paquete importante para aliviar la incertidumbre política en el país", ha señalado la economista para Chile y Colombia, Paula Garda.

En concreto, el paquete mencionado parte de una propuesta del ministro de Hacienda de Chile, Ignacio Briones, para incrementar el aumento del Ingreso Familiar de Emergencia a una cantidad de entre 70.000 y 80.000 pesos chilenos (80 y 91 euros).

Esta ayuda a la población más vulnerable se enmarca en la peor recesión que el país ha vivido desde 1982, según la OCDE, con una previsión de contracción del PIB que oscila entre el 5,6% y el 7%. La organización explica que el país se ha visto particularmente afectado por la Covid-19 tras las protestas sociales de finales del año pasado y la caída en el precio de las materias primas.

Pese a las previsiones, la organización ha destacado que el país entró en la pandemia con un respaldo institucional muy fuerte que le ha permitido navegar muy bien a través de esta crisis, con paquetes fiscales y monetarios que han sido de los más importantes en la región. "La coordinación entre las medidas, el banco central y el regulador del mercado financiero han logrado que el shock sea menos agresivo", apunta Garda.

Sin embargo, la economista advierte que se debe continuar reforzando el sistema sanitario, así como disponer de recursos adicionales para respaldar los más vulnerables y el apoyo a las empresas, sobre todo a las pymes y a los sectores más afectados por la pandemia.

Respecto a la situación política y sus efectos sobre la economía de los diferentes países de la región, el economista Jens Arnold ha explicado que, en el caso de Brasil, lo importante es que se logren establecer consensos en cuanto a la respuesta política a la pandemia, de modo que se adopten las medidas temporales necesarias.

Al mismo tiempo, la organización ha destacado que la respuesta de política económica por parte del Ejecutivo brasileño, con más del 6% del PIB desplegado, ha sido temporal y decisiva, la cual ha establecido una "diferencia real para millones de hogares vulnerables, incluyendo aquellos sin empleo formal y protección social". "Este apoyo debería continuar tanto como la pandemia siga restringiendo oportunidades para generar ingresos", indica la OCDE.

En el contexto general, Álvaro Pereira ha indicado que la economía mundial está "en la cuerda floja". "El impacto de la pandemia va a ser muy grave en términos sanitarios pero también en términos económicos, por lo que varios países vivirán la recesión más grande desde la Segunda Guerra Mundial", añade.

Pereira ha señalado que el principal problema de la pandemia sobre la economía es que todavía hay "mucha incertidumbre sobre si va a haber un segundo brote de la enfermedad". Así, la organización expone que la recuperación "será lenta y la crisis tendrá efectos duraderos, afectando de forma desproporcionada a las personas más vulnerables".

En América Latina, la OCDE estima una recesión "sin precedentes", con varios problemas en términos de desempleo, cuyas tasas medidas ascenderán por encima del 14%. La organización también apunta al endeudamiento de algunos países como uno de los principales problemas, debido a su espacio limitado de actuación fiscal, lo que provocará "desafíos" en el futuro.

Por otro lado, las salidas de capital de los países emergentes son las más grandes que se han registrado en varios países, incluso si se comparan con la crisis financiera de hace 10 años, lo que conlleva a una magnitud y una rapidez de la salida de capital que no se había visto hasta ahora.

En cuanto a otros países, la OCDE ha destacado las respuestas innovadoras de Colombia y Costa Rica, con varias ayudas a los sectores más vulnerables del país, la devolución del IVA para la población más pobre en el caso de Colombia y el bono 'Proteger' o la suspensión de contratos laborales en el caso de Costa Rica

En México, según el economista Alberto Fernández, la economía se verá muy afectada por diversos factores, puesto que se trata de una economía abierta. Entre ellos se encuentra el flujo de remesas, la caída del turismo o los precios del petróleo. El economista ha indicado que, si bien México ha hecho menos que otros países en materia económica durante la pandemia, se debe a que tiene menos espacio fiscal para actuar.

Adicionalmente, ha precisado que el acuerdo de libre comercio entre Estados Unidos, México y Canadá, que entrará a partir del 1 de julio, hará que la incertidumbre sobre el país disminuya.