Paraguay sacrifica 168 animales para erradicar la fiebre aftosa

Actualizado 09/01/2012 19:10:39 CET

ASUNCIÓN, 9 Ene. (Reuters/EP) -

Paraguay ha comenzado este lunes a sacrificar un total de 168 animales expuestos al virus de la fiebre aftosa, buscando acelerar el procedimiento para recuperar el estatus sanitario ante un nuevo brote de esa enfermedad que puso en alerta a países vecinos y golpeará con fuerza a su pequeña economía.

Efectivos de las Fuerzas Armadas fueron los encargados de llevar a cabo el sacrificio que alcanzará a 163 bovinos y cinco porcinos de la hacienda Nazareth, ubicada en el departamento San Pedro, a unos 330 kilómetros al norte de Asunción, mediante el método denominado "rifle sanitario".

El operativo se extendería durante este lunes y es probable que concluya el martes, informó a Reuters un portavoz del Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (SENACSA).

SENACSA asegura que la decisión de eliminar a los animales servirá para acelerar la recuperación del estatus de país libre de fiebre aftosa con vacunación, que Paraguay solicitará a la Organización Mundial de Salud Animal (OIE) en seis meses.

La enfermedad, que no se trasmite a los humanos pero es muy castigada en los mercados internacionales de la carne vacuna, apareció por primera vez en septiembre en una finca del mismo departamento y el rebrote ocurrió justo cuando el país estaba recuperando compradores como Rusia, Brasil y Venezuela. Otros mercados más exigentes como Europa y Chile permanecen cerrados.

Este último incidente golpeará aún más a la economía local, que comenzó a frenar su ritmo de crecimiento desde el año pasado y sufre los efectos de una sequía que ha afectado al sector agrícola. Paraguay es el cuarto exportador mundial de soja y estaba entre los diez principales exportadores de carne vacuna.

Según la estatal Red de Inversiones y Exportaciones (Rediex), la exportación de carne bovina fresca cayó un 29,2 por ciento en 2011, condicionada sensiblemente por la última epidemia de fiebre aftosa. La Cámara Paraguaya de la Carne alertó de que los frigoríficos trabajaban a la mitad de su capacidad.