Actualizado 28/02/2006 19:42:30 +00:00 CET

Perú.- Un congresista confirma el quinto derrame de gas líquido en el gasoducto de Camisea en menos de un año

LIMA, 28 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un quinto derrame de gas líquido se ha registrado en el gasoducto de Camisea, situado en la región Cuzco y considerado una de las más ricas reservas de gas natural de América Latina, confirmó hoy miércoles a una emisora de radio local el congresista Juan Manuel Figueroa en declaraciones telefónicas recogidas por 'Perú.com'.

Figueroa advirtió de que se debe interrumpir la renovación de dicho contrato, ya que "no se puede permitir que sigan dándose estas situaciones". "Más aún cuando existen denuncias de que se habría utilizado un 40% de material de segundo uso (segunda mano) en la construcción del ducto del gas", recordó, solicitando que el Ejecutivo tome cartas en el asunto a través del Ministerio de Energía y Minas.

Asimismo, alertó de que, a raíz de los continuos derrames y del prejuicio que esto origina al medio ambiente y a los nativos de la zona, hay rumores de que la población estaría amenazando con tomar las instalaciones del lote 58 y 86 del gas de Camisea.

Un derrame similar se registró en las comunidades nativas del Bajo Urubamba el 22 de diciembre del año pasado, que contaminó la quebrada Kemariato, en el distrito de Echarate. Como consecuencia de ello, muchos comuneros sintieron malestares estomacales tras tomar agua del río o ingerir pescado.

La consultora estadounidense E-Tech International advirtió ayer de que, tras haber experimentado cuatro derrames en menos de un año, el gasoducto de Camisea podría sufrir una nueva ruptura debido a su deficiente construcción, como ha ocurrido hoy según el congresista.

Según E-Tech International, que contrató para el estudio a ingenieros a cargo de la construcción de Camisea, la tubería de 720 kilómetros es propensa a sufrir un derrame en seis puntos en la selva de Perú donde está ubicado el yacimiento. "Cualquier derrame será a causa de las oxidadas y mal soldadas tuberías", reseñó en su informe E-Tech, empresa con sede en San Diego, Estados Unidos.

"Actualmente, el ducto es un fracaso y hay altas probabilidades de más derrames", afirmó el director de E-Tech, Richard Kamp, para quien cuatro rupturas en un año "es algo nunca antes visto". "Es imposible encontrar un proyecto en el mundo con tantos derrames en un año", agregó, después de que E-Tech entregara su informe al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Nueva York, que financió parte de la construcción de Camisea, informó el diario local 'La Primera'.