Publicado 18/03/2021 13:27CET

El PIB de Chile se contrae un 5,8% en 2020 por la pandemia

Archivo - Personas con mascarillas en una estación de autobuses en Santiago, Chile
Archivo - Personas con mascarillas en una estación de autobuses en Santiago, Chile - JOSE FRANCISCO ZUÑIGA/AGENCIAUNO - Archivo

MADRID, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Producto Interior Bruto (PIB) de Chile durante 2020 se contrajo un 5,8%, después de que en el cuarto trimestre la economía andina se mantuviera en línea con respecto al año anterior, según un informe publicado este jueves por el Banco Central de Chile

Los datos se enmarcan en los efectos de la emergencia sanitaria de Covid-19 y su impacto en la movilidad de las personas y el normal funcionamiento de varios sectores de actividad.

El dato registrado por Chile mejora levemente las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI), que estimaba una caída del 6% en 2020 y una recuperación del 4,5% en 2021.

El impacto de la crisis sanitaria fue especialmente significativo en el segundo y tercer trimestre, con contracciones del 14,2% y del 9%, respectivamente. Las actividades que se vieron más afectadas fueron servicios y construcción, influido por las contribuciones negativas de servicios personales, transporte y restaurantes y hoteles.

Desde la perspectiva del gasto, los efectos se reflejaron principalmente en un menor consumo de los hogares y la inversión, así como una caída en la demanda interna que se compensó parcialmente por el desempeño de las exportaciones.

Por su parte, las cifras ajustadas estacionalmente y respecto del trimestre anterior, reportaron una caída del 13,1% del PIB en el segundo trimestre, seguida de incrementos del 5,1% y del 6,8% en el tercer y cuarto trimestre, respectivamente. La recuperación estuvo en línea con el levantamiento gradual de las medidas de control sanitario, los programas de apoyo a ingresos en hogares y el retiro de una parte de los fondos de pensiones.

Durante 2020 las únicas actividades que registraron variaciones positivas fueron la administración pública, minería, servicios financieros y comunicaciones y servicios de información.