Publicado 18/05/2020 14:51CET

El PIB de Chile crece un 0,4% en el primer trimestre

El presidente de Chile, Sebastián Piñera
El presidente de Chile, Sebastián Piñera - SEBASTIÁN BELTRÁN GAETE/ AGENCIA UNO

MADRID, 18 May. (EUROPA PRESS) -

El Producto Interior Bruto (PIB) de Chile creció un 0,4% en el primer trimestre respecto al mismo periodo del año anterior, pese al impacto de las medidas de aislamiento social decretadas a raíz del brote de Covid-19, impulsado por el crecimiento del PIB minero (5,1%), según informó el Banco Central de Chile.

El instituto emisor explica que este resultado se vio impactado por las medidas decretadas por la autoridad sanitaria o adoptadas de manera voluntaria por la población para la contención de la enfermedad a partir de marzo, las que repercutieron de forma "significativa" en las actividades de educación, comercio, transporte y restaurantes y hoteles, entre otros.

Las actividades que contribuyeron al crecimiento fueron la minería, los servicios financieros y construcción, en contraposición del resto de actividades que se vieron afectadas por la emergencia sanitaria.

De acuerdo con las cifras ajustadas a la estacionalidad, el PIB creció un 3% respecto al último trimestre del año anterior, debido principalmente por la recuperación de las actividades del sector servicios, que registraron resultados negativos durante el último trimestre de 2019, como consecuencia de las revueltas sociales del país en octubre.

La demanda interna del país cayó un 2,6% en tasa interanual, arrastrado por el consumo de los hogares, que presentó la mayor contracción, con una variación negativa del 2,2%, explicada por la suspensión parcial de clases y las restricciones impuestas a la movilidad de las personas y al funcionamiento de establecimientos del comercio y alimentación, entre otros.

Esto provocó que el gasto en servicios registrara la principal incidencia negativa, seguida por el gasto en bienes duraderos, destacando en este caso las compras de vehículos y bienes tecnológicos.

En cuanto al comercio exterior de bienes y servicios, las exportaciones crecieron un 1,4% y las importaciones descendieron un 8,9%. El resultado de las exportaciones se explicó por los mayores envíos de cobre, mientras que la contracción en las importaciones obedeció a unas menores compras de productos metálicos, maquinaria y equipos.