Publicado 02/06/2015 01:51CET

El presidente de México actualiza su declaración de bienes

Mexico's President Enrique Pena Nieto gestures during the signature of an agreem
EDGARD GARRIDO / REUTERS

MÉXICO DF, 2 Jun. (Reuters/EP) -

Bajo presión para detallar su patrimonio personal, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, ha hecho cambios en su declaración de bienes, después de que un informe pusiera en duda la forma en la que obtuvo una de sus propiedades, ubicada en un pueblo de descanso cerca de Ciudad de México.

El mandatario mexicano ha divulgado una actualización anual de su declaración patrimonial, días después de que Reuters revelara que había comprado personalmente un terreno de 1.000 metros cuadrados en Valle de Bravo, que declaró que le fue donado por su difunto padre.

Legisladores opositores de izquierda y de derecha han exigido que el mandatario haga una declaración completa de sus activos que suman, por lo menos, tres millones de dólares.

La declaración actualizada agrega notas que explican por qué Peña Nieto registra la propiedad adquirida, así como otro terreno de 24.000 metros cuadrados, como donaciones de su padre.

"El precio fue pagado por mi señor padre, ingeniero Enrique Peña del Mazo, quien determinó que las propiedades quedaran a mi nombre, es por ello que las mismas se manifiestan como donaciones", indica en una de las notas.

Un documento del registro público que fue obtenido por Reuters reveló que el mandatario compró la propiedad. No hay ninguna referencia a su padre en el documento.

Abogados consultados por la agencia de noticias británica dijeron que una declaración incorrecta de activos constituye haber incurrido en falsedad ante las autoridades.

Los abogados dijeron que bajo la ley mexicana, aunque su padre le hubiera dado el dinero para comprar la propiedad, Peña Nieto no podía declararla como donación. Los expertos citaron los artículos 7610 y 7620 del Código Civil del Estado de México, donde se encuentra Valle de Bravo.

El presidente, de 48 años, ha estado presionado en los últimos meses por una serie de escándalos de conflictos de intereses que se centraron en propiedades que él, su esposa Angélica Rivera y su ministro de Hacienda, Luis Videgaray, adquirieron de contratistas vinculados con el Gobierno.

La nueva declaración no incluye los activos de Rivera. Un funcionario de Presidencia había dicho que ella no debía declarar porque no es servidora pública, ni depende económicamente del mandatario.