Publicado 29/06/2015 14:23:44 +02:00CET

Puerto Rico no puede pagar su deuda de 73.000 millones de dólares

Una mujer cuenta dólares estadounidenses en una casa de cambios en Rangun.
REUTERS

   SAN JUAN, 29 Jun. (Notimérica) -

   El gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padillo, reconoció este domingo en una entrevista concedida a 'The New York Times' que la deuda de la isla es "impagable" y considera que es el momento para sacar a la isla de la "espiral mortal" en que la que están envueltas sus finanzas.

   Puerto Rico está luchando con una carga de deuda de 73.000 millones de dólares y una economía tambaleante, mientras que su Banco Gubernamental de Fomento se está quedando sin dinero en efectivo. El impago de la deuda, según aclaró García Padillo, puede significar concesiones significativas de todos los acreedores de la isla, lo que podría incluir el aplazamiento de algunos pagos de la deuda de hasta cinco años o extender el calendario de amortización.

   "La deuda es impagable", señaló el gobernador al diario estadounidense. "No hay otra opción. Esto no es un asunto político sino de matemáticas".

   Sin embargo, a pesar de la declaración de incapacidad para pagar sus obligaciones, la isla -que es un estado libre asociado a Estados Unidos- no puede declararse en bancarrota, de acuerdo a la legislación federal.

SIN PRECEDENTES

   La entrevista se realizó la semana pasada, pero se ha publicado este domingo haciéndola conincidir con la difusión de un informe encargado a exfuncionarios del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial, que presentará el propio García Padillo este lunes, cuya conclusión, según este diario, es que la carga de la deuda es efectivamente "insostenible".

   "En EEUU no hay precedentes de esta dimensión o este alcance", asegura el informe, dirigido por la ex economista jefe del Banco Mundial Anne Krueger. "Puerto Rico se enfrenta a tiempos difíciles", continúa el informe. "Los problemas estructurales, las crisis económicas y las finanzas públicas débiles han arrojado una década de estancamiento, emigración y deuda (...) Una crisis se cierne".

   La isla se enfrenta a un momento crucial esta semana con varios pagos de bonos, mientras que su Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) está en negociaciones para evitar un posible impago sobre su deuda. Además, el 1 de julio comienza el nuevo ejercicio fiscal, para el que aún no hay aprobado un presupuesto.

   "Un impago podría dejar a la isla, sus acreedores y sus residentes en un limbo legal y financiero que, como la crisis de la deuda en Grecia, podría tardar años en resolver", concluye el diario neoyorquino.