Repsol inaugura el 'supercomputador' más potente en investigación industrial de Brasil

Publicado 25/10/2019 13:11:00CET

MADRID, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

Repsol Sinopec Brasil ha inaugurado en Salvador (Brasil) el 'supercomputador' Airis (Artificial Intelligence RSB Integrated System), el más potente destinado íntegramente a la investigación industrial en el país sudamericano.

Con una capacidad de procesamiento de 800 TeraFlops -equivalente a unos 5.000 ordenadores personales-, la 'supercomputadora', desarrollada de la mano del centro de innovación industrial del Senai Cimatec, ha supuesto una inversión de seis millones de euros.

En concreto, el nuevo 'supercomputador' mejorará el manejo de grandes datos, el uso de algoritmos complejos, el procesamiento de alto rendimiento y simulaciones de alta fidelidad. Se centra principalmente en el sector energético, pero también puede beneficiar a otros segmentos que demandan una alta capacidad de procesamiento, como la biotecnología, además de permitir aplicaciones en inteligencia artificial, informó la filial de Repsol.

El consejero delegado de Repsol Sinopec Brasil, Mariano Ferrari, destacó que Airis "permite resolver problemas complejos con un tiempo de procesamiento significativamente reducido, acelerar la toma de decisiones, reducir costes y ayudar a que las operaciones sean más seguras". "Esta enorme capacidad de procesamiento es fundamental y es un gran avance en I+D", subrayó.

Este nuevo 'supercomputador' se suma a otros proyectos de innovación tecnológica en los que la compañía presidida por Antonio Brufau participa. Así, desde 2007 el grupo colabora en España con el Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS), que el pasado mes de junio ganó la adjudicación de uno de los 'superordenadores' pre-exascala que estarán operativos en la Unión Europea a partir de 2021.

Repsol está presente en Brasil desde 1997, país en el que es referente en la exploración de recursos en aguas profundas. Desde 2010, desarrolla su actividad a través del consorcio Repsol Sinopec Brasil, participando en toda la cadena de valor de la energía, además de intervenir en la importación, comercialización y distribución de aceites básicos y productos petroquímicos. También vende y distribuye lubricantes a través de su filial en el país.

Para leer más