Publicado 27/05/2015 2:12:31 +02:00CET

Rousseff cree que Brasil y México pueden duplicar su flujo comercial

La presidenta de Brasil Dilma Rousseff
UESLEI MARCELINO / REUTERS

RÍO DE JANEIRO, 27 May. (Notimérica) -

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, se ha reunido este martes en México DF con su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto, y ha dicho que ambos países están en condiciones de "duplicar" su flujo comercial en los próximos años y ponerlo a la altura del peso de sus economías.

Y es que una de las misiones de Rousseff en esta visita de Estado a México es convencer al Gobierno del país norteamericano de que baje las barreras tarifarias a los productos brasileños, una queja habitual de los empresarios brasileños.

De hecho, en su discurso tras la reunión, Rousseff ha recordado que Brasil es el octavo socio comercial de México, mientras que éste es el 11º socio para Brasil. El año pasado Brasil exportó 3.600 millones de dólares a México e importó 5.300 millones, un flujo de casi 9.000 millones que la mandataria cree que se podría doblar.

"Tenemos oportunidades para avanzar más (...). Nuestro números están por debajo de nuestro potencial, del tamaño de nuestras economías y de la fuerza de nuestro pueblo", ha dicho Rousseff, y en la misma línea se ha mostrado Peña Nieta, convencido de que a partir de ahora habrá un salto cualitativo en las relaciones "hacia un nuevo horizonte".

Los dos gigantes latinoamericanos acumulan el 62% del PIB de la región, el 58% de sus exportaciones y el 55% de su población, pero han vivido tradicionalmente de espaldas el uno al otro, según consideran muchos analistas, que ven las dificultades que atraviesa la economía brasileña como el detonante para que empiece una nueva etapa.

y personas que consideran que las economías de Brasil y México compiten entre sí, creo que esa es una visión equivocada, nuestras economías son complementarias y representan los dos mayores mercados de América Latina", ha remarcado Rousseff.

De momento la presidenta brasileña ha viajado a México con 50 empresarios y ha cerrado ocho acuerdos en áreas como aviación, turismo, comercio y agricultura. Entre lo más curioso está el convenio que reconoce la tequila y la cachaça como bebidas típicas de ambos países y que tiene como objetivo disminuir los aranceles.

"Son símbolos de vida, alegría, felicidad y música", ha dicho Rousseff en el brindis del almuerzo que le ha ofrecido Peña Nieto. Su visita a México continuará este miércoles con un discurso en el Senado y terminará en el Museo Nacional de Antropología, uno de los centros neurálgicos de la cultura mexicana.