Actualizado 01/03/2012 11:24:59 +00:00 CET

Soria viaja a Buenos Aires para apaciguar la situación de YPF

José Manuel Soria
EUROPA PRESS

MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, viajó en la noche del lunes a Buenos Aires para celebrar una reunión urgente con el ministro argentino de Planificación, Julio de Vido, y tratar los problemas de YPF en el país, indicaron a Europa Press en fuentes conocedoras del encuentro.

El ministro permaneció doce horas en el país intentando apaciguar la situación creada entre el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y la petrolera argentina, controlada por Repsol, que cuenta con una participación cercana al 55%.

La visita del ministro de Industria se produce unos días antes de que este jueves Fernández de Kirchner pronuncie en el Congreso del país un discurso de apertura de legislatura en el que podría anunciar una posible nacionalización de YPF.

En todo caso, Soria, cuyo viaje adelantan 'El País', 'El Mundo' y 'ABC', recibió en su viaje garantías de que se crearán sendos grupos de trabajo en Argentina y en España para estudiar la situación de YPF y buscar fórmulas para acercar posiciones.

El Gobierno argentino asegura que YPF no cumple las inversiones en el país y ha llegado a prohibir las exportaciones de gas de la empresa por una deuda de 8 millones con el fisco. Además, el representante del Estado se negó a participar en la última reunión del consejo de YPF después de que la empresa no dejase entrar a sus acompañantes.

Tras este episodio, la Comisión Nacional de Valores (CNV) argentina declaró ayer la existencia de "irregularidades" y de acuerdos "ineficaces a los efectos administrativos" durante la última reunión del consejo de YPF.

Por su parte, la prensa argentina señala que existe división dentro del Ejecutivo argentino acerca de la nacionalización de YPF. El el vicepresidente, Amado Boudou, y una parte de la cartera de Economía abogan por la estatalización, mientras que De Vido se inclina por una solución moderada.

La nacionalización genera dudas no solo acerca de los resquicios legales que podrían justificarla, ya que YPF es una compañía privada, sino también acerca del daño de la medida para la imagen del país y de la seguridad de las inversiones internacionales.

(EUROPA PRESS ECONOMIA)