Publicado 02/10/2015 16:59CET

Tecnifuego-Aespi reclama legislación que regule prevención de incendios en casas

   SANTIAGO, 2 Oct. (Notimérica) -

   Tecnifuego-Aespi, la Asociación Española para la Protección contra Incendios, lleva más de veinte años trabajando para mejorar la seguridad en viviendas e industrias y poder reducir el número de muertes que se producen al año por esta razón.

   Su presidente, Vicente Mans, se encuentra estos días en Santiago de Chile, donde IFEMA y FISA han organizado la feria de seguridad integral SICUR Latinoamérica, una feria que Mans pone como ejemplo de la importancia de la internacionalización de la seguridad en todos los aspectos.

   ¿Qué es Tecnifuego- Aespi y cuál es su principal trabajo?

   Tecnifuego, como patronal del sector de la prevención de incendios, se encarga principalmente de la protección pasiva y activa contra estos. La protección activa es todo aquello que entra en marcha cuando se inicia el incendio, como extintores y detectores; y la pasiva es todo lo que se incorpora en los edificios para que preventivamente, si se inicia un incendio, los materiales no ardan, las puertas cierren y el fuego no pase de una vivienda a otra, las estructuras metálicas no colapsen... En Tecnifuego lo aglutinamos todo.

   ¿Cuáles son las primeras causas de la propagación de incendios en viviendas?

   Básicamente suceden por un tema social. Son generalmente ancianos o personas que están solas, tienen pocos recursos económicos y utilizan radiadores eléctricos al lado del sofá, van a dormir y se lo dejan encendido y cuando se enteran ya no les da tiempo a salir. También se producen muchos incendios en cocinas.

   ¿Qué número de muertes en viviendas se producen al año en España?

   La media siempre está un poco por encima de 100. En 2012 fueron 153 y el año pasado 112. Nos cuesta mucho bajar de esta media.

   ¿Cuál es la media europea?

   Un poco más baja, debe andar en torno a las 80 víctimas, pero hay países con una tasa cercana a 200. Dentro de lo que cabe, en España no estamos tan mal, aunque deberíamos ser los que menos muertes sufriésemos porque en teoría usamos menos elementos inflamables en las casas, como puede ser la moqueta.

   ¿Existe alguna legislación en viviendas en materia contra incendios?

   No, la hay en edificios públicos, en instalaciones industriales, en edificios residenciales de más de 50 metros (que en España prácticamente no existen). Las viviendas están totalmente sin regular.

   Como patronal, ¿han reclamado mejoras en esta situación a los ministerios correspondientes?

   Sí, pero cuesta mucho que nos hagan caso. Hay algún municipio que ya está subvencionando la instalación de detectores en viviendas donde residen personas ancianas y de bajos recursos. Un detector de humos puede valer 50 euros, pero para quien no tiene recursos están comenzando a subvencionarse y eso es un gran avance.

   Quizá todo esto se esté produciendo porque existe presión desde otros países como Francia o Gran Bretaña en los que la Ley obliga a todas las viviendas a tener detectores de incendios en cocinas, salones o dormitorios; es decir, en todas aquellas zonas donde puede ser más fácil que se inicie un incendio. Quien no puede pagarlo cuenta además con un cuerpo de inspectores que lo instalan y dan las explicaciones pertinentes sobre cómo actuar en caso de propagación del fuego. Aquí aún nos falta mucho por avanzar.

   ¿Qué respuesta obtienen desde el Gobierno cuando hacen estas reclamaciones?

   Desgraciadamente en España la seguridad contra incendios sigue siendo la niña pequeña, le dan poca atención. Se cuenta con los dedos de las manos las personas que trabajan en los departamentos reguladores de incendios tanto en Fomento como en Industria. Desde las asociaciones y como patronal tenemos que trabajar mucho para que se produzcan avances muy pequeños, pero afortunadamente parece que la prevención en viviendas se va a comenzar a regular.

   ¿Ese es su primer objetivo?

   Ese es el primer peldaño, la detección dentro de cada vivienda. Luego le siguen otros como evitar que el incendio se traspase de una propiedad a otra; que al menos las puertas que se usan en las viviendas sean cortafuegos y que existan extintores en la escalera. La idea es poder intervenir rápidamente, antes de que lleguen los bomberos.

   ¿Cómo es a día de hoy la actuación de los bomberos ante esta situación de propagación de fuego en viviendas?

   Los bomberos en España son muy rápidos y muy buenos. Si hace diez años tardaban quince minutos en llegar a un aviso, ahora tardan ocho. Pero antes llegaban y podían entrar, trabajar y sacar a las personas que estuviese dentro; el problema es que ahora llegan y no pueden ni acceder al interior por el humo que se genera en las casas producto de que cada vez la gente acumula más materiales inflamables. Se produce un humo negro que no permite a los bomberos acceder al interior de los hogares.

   ¿Se juegan entonces más la vida ahora que hace diez años?

   No es que se la jueguen más, el bombero siempre intenta hacer lo que puede, pero si el humo negro lo abarca todo es imposible hacer nada. La idea es detectar pronto el incendio para que el vecino tenga tiempo de salir y seguramente con el extintor de la escalera lo podrá apagar. Por eso es importante regular la instalación de métodos preventivos en los edificios.

   ¿Qué coste tendría esta implantación a nivel nacional?

   No muy alto, un detector de humo cuesta 50 euros y un extintor también. No sé qué número de viviendas hay en España, pero no es un gasto descabellado. El problema es que todo esto va ligado a la educación y somos los propios ciudadanos los que tenemos que ser conscientes de la importancia de tener un extintor en casa que puede salvarnos la vida. Debemos entender que es un elemento de seguridad. Además, es necesaria una regulación en mobiliario. Por ejemplo, sofás que pasen los ensayos por los que un cigarrillo no pueda prender fuego.

   En cuanto a los incendios forestales, ¿la situación está más regulada?

   Sí, somos uno de los líderes mundiales en esta materia. Los incendios en España no se nos suelen hacer grandes, porque sabemos actuar muy rápidamente, con buenos medios y hay muy buenos técnicos.

   ¿Hay buena prevención en esta materia?

   Ahí fallamos, porque se juntan varias leyes que chocan entre sí. En los incendios de interfase urbano-forestal, la Ley de Montes protege al propietario forestal y la Ley de Urbanismo protege a los propietarios de viviendas. Por ese motivo, Tecnifuego ha tomado la iniciativa de crear un Foro para los incendios de interfase a nivel nacional, poniendo en la misma mesa a Fomento y a Agricultura y elaborando una guía interdisciplinar en la que estén todos los agentes de la prevención de incendios, que sea consensuada y sirva como elemento para que las futuras regulaciones se basen en un documento consensuado en el que no se solapen las leyes.

Lo más leído

  1. 1

    Dieciocho años sin noticias de la Pioneer 10, en rumbo a Aldebarán

  2. 2

    El Barça debe evitar agrandar la leyenda del Cornellà

  3. 3

    EpData.- Incidencia del coronavirus en Europa, en gráficos

  4. 4

    Urbas se reúne con el vice primer ministro cubano para impulsar alianzas en renovables, turismo y construcción

  5. 5

    Las mujeres, determinantes en el vínculo entre perros y humanos