Actualizado 08/09/2015 10:30 CET

Uruguay se retira de la negociación de un acuerdo comercial por la oposición de partido de Gobierno

MONTEVIDEO, 8 Sep. (Reuters/EP) -  

   El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, ha decidido este lunes que el país abandone las negociaciones para integrar el Tratado Internacional de Comercio de Servicios (TISA) tras no obtener el visto bueno de la coalición de Gobierno, que teme que el acuerdo multilateral perjudique al país.

   Montevideo evaluaba desde 2013 formar parte del TISA, un ámbito que promueve la liberalización del comercio de servicios en el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y del que actualmente forman parte 25 países.

   Sin embargo, el asunto se volvió polémico y despertó la negativa de los sindicatos y de la coalición de izquierda Frente Amplio (FA), que alega una pérdida de la capacidad competitiva del país sudamericano ante las grandes potencias que forman parte del acuerdo.

   El Gobierno, que argumentó que el tratado puede favorecer a la logística, el software, el turismo y los servicios globales, debía presentar en octubre una lista de los sectores a ser integrados en las negociaciones, pero antes Vázquez pidió que el FA se manifestase al respecto.

   El sábado, por 117 votos a favor en un total de 139, el Plenario del Frente Amplio resolvió "la inconveniencia de seguir participando de las negociaciones del TISA".

   Previamente, el ministro de Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa, había expresado que las negociaciones eran convenientes porque el 63 por ciento de las ventas de Uruguay no se benefician de ningún acuerdo preferencial, lo que implica el pago de 600 millones de dólares en aranceles. Su postura era apoyada por el Ministerio de Economía y Finanzas.

   La idea de participar de las negociaciones del TISA era respaldada por la oposición, que esperaba que el asunto se dirimiera con los votos del Parlamento.