Actualizado 25/01/2012 18:55:07 +00:00 CET

Venezuela formaliza su salida del tribunal de controversias del Banco Mundial

CARACAS, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Hugo Chávez ha formalizado este miércoles su salida del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI), órgano de arbitraje del Banco Mundial, alegando que algunas de sus disposiciones van en contra de la Constitución de Venezuela.

El Ministerio de Exteriores de Venezuela ratificó en un comunicado el anuncio que hizo hace unos días el titular de Energía, Rafael Ramírez, alegando que la Carta Magna --en vigor desde 1999-- otorga la jurisdicción total a los tribunales locales para dirimir conflictos petroleros.

El Gobierno venezolano presentó el martes ante el Banco Mundial su "renuncia irrevocable" al Convenio sobre Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones entre Estados y Nacionales de Otros Estados, el cual instituye el CIADI, ha informado la Cancillería en una nota oficial.

Su salida se produce cuando el CIADI tiene pendientes demandas contra el Gobierno de Chávez presentadas por las petroleras Exxon Mobil y ConocoPhillips.

Caracas recuerda que el CIADI es una jurisdicción internacional que "ha fallado 232 veces a favor de los intereses transnacionales, en las 234 causas que ha conocido a lo largo de su historia" y, por tanto, su salida de este órgano busca "proteger el derecho" de los venezolanos a "decidir las orientaciones estratégicas de la vida económica y social".

Venezuela se adhirió a ese convenio en 1993, por decisión "de un gobierno provisional débil y desprovisto de legitimidad popular, presionado por sectores económicos transnacionales que participaban del desmantelamiento de la soberanía nacional", aclara Exteriores.

A pesar de que ya no será miembro del CIADI, el Gobierno garantiza que continuará "implementando políticas de defensa de la soberanía nacional, particularmente en lo relativo a la propiedad de activos estratégicos, ofreciendo siempre justa compensación a las personas naturales y jurídicas eventualmente afectadas, conforme a las leyes venezolanas".

Venezuela trabajará además con otros países para que las instituciones internacionales "dejen de ser las guardianas de intereses hegemónicos, y contribuyan a consolidar un mundo pluripolar y en equilibrio, de acuerdo con los principios fundadores del Derecho Internacional", concluye el comunicado.