Actualizado 25/03/2014 11:23:26 +00:00 CET

Venezuela estrena nuevo sistema cambiario basado en oferta y demanda

 

    CARACAS, 25 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Venezuela ha estrenado este lunes un nuevo Sistema Complementario de Administración de Divisas (Sicad 2), basado en la oferta y la demanda y con el que el Gobierno de Nicolás Maduro trata de inyectar dinero en un país que vive sumido en las movilizaciones sociales y en una grave carencia de suministros básicos.

   El Sicad 2 supone un tercer eslabón dentro del régimen cambiario venezolano y abre la puerta a "todos los actores", "sin restricción alguna", según declaró recientemente el vicepresidente económico venezolano, Rafael Ramírez. "Será un mecanismo en el cual habrá libre oferta de divisas", explicó.

   En este mecanismo pueden participar tanto el sector privado como el público y sus operaciones se llevarán a cabo en los bancos y las casas de bolsa. El sistema no contempla restricciones en la cantidad de dinero negociado ni en los sectores que pueden participar.

   La primera jornada ha transcurrido con más oferta que demanda y pocas operaciones. Un trabajador de banca ha explicado a la agencia Reuters que se han pactado operaciones "entre 50 y 55 bolívares por dólar", por debajo de los 60 bolívares a los que se cotizaba este lunes la moneda estadounidense en el mercado negro.

   Los expertos esperan que el tipo de cambio se mantenga en torno a los 50 bolívares por dólar. Queda por ver si este nivel será suficiente para que los importadores puedan garantizar su abastecimiento, lo cual facilitaría la llegada de productos básicos a las estanterías de los supermercados, y si se relaje la inflación, de un 57 por ciento interanual.

   No en vano, Venezuela depende en gran medida de un mercado negro en el que el dólar ha llegado a cotizar a 85 bolívares. Sólo en la última semana, la compra-venta paralela ha visto como la divisa norteamericana cedía un 20 por ciento de cara a la implantación del Sicad 2.

CONTROL DE CAMBIO

   El país sudamericano cuenta con otros dos tipos de cambio regidos oficialmente: uno de ellos a 6,3 bolívares por dólar para la importación de productos de primera necesidad y otro que ronda los 11 bolívares para sectores específicos convocados a subastas.

   El control del cambio fue instaurado en 2003 por el entonces presidente, Hugo Chávez, que lo aprobó tras un paro del sector petrolero. Los detractores de este tipo de control aseguran que ha generado corrupción y ha ahogado a la industria local.

   El dirigente opositor Henrique Capriles ha tachado en Twitter de "lunes negro" la entrada en vigor del Sicad 2 y ha acusado al Gobierno de planificar una "megadevaluación". En este sentido, ha comparado el nuevo sistema con los dos anteriores para denunciar un aumento del tipo de cambio del 400 y del 773 por ciento.