Actualizado 15/01/2018 08:33 CET

Alberto Fujimori es ingresado en una clínica en Perú para realizarse pruebas médicas por "periodos cortos de arritmia"

Alberto Fujimori
GETTY

MADRID, 15 Ene. (EUROPA PRESS/Notimérica) -

El expresidente de Perú Alberto Fujimori ha sido ingresado este domingo en una clínica para realizarse pruebas médicas, según su médico de cabecera, quien ha indicado que el exmandatario "tiene periodos cortos de arritmia".

Fujimori, quien fue dado de alta hace una semana y media tras varios días en la UCI por una arritmia y poco después de recibir un indulto presidencial, ha sido trasladado durante la jornada a la clínica Centenario acompañado por su hijo Kenji Fujimori.

"Se le va a hacer un chequeo porque, si bien ha tenido una evolución favorable estos siete días, no está totalmente estable", ha señalado su médico, Alejandro Aguinaga, tal y como ha informado el diario local 'El Comercio'.

"Se convino hospitalizarlo para, en las próximas horas, hacer una reevaluación profunda de lo que ha venido aconteciendo, porque se han presentado algunos episodios de inestabilidad, por la fibrilación", ha agregado.

Fujimori recibió el indulto humanitario el 25 de diciembre después de que una junta médica recomendara su puesta en libertad debido a que sufre una enfermedad progresiva, degenerativa e incurable.

Según observadores y políticos de la oposición, el perdón fue producto de una negociación política, ya que tres días antes el presidente, Pedro Pablo Kuczynski, logró eludir una destitución en el Congreso gracias a los votos de una corriente liderada por Kenji Fujimori, que rechazó la moción.

El exdirigente fue condenado en 2009 a 25 años de prisión por la muerte y el secuestro de decenas de personas en diferentes hechos violentos ocurridos durante su Gobierno en el marco de la lucha contra la guerrilla Sendero Luminoso.

La liberación del exmandatario conservador suscita una profunda división política en Perú y dio lugar a protestas de miles de personas en la capital, Lima, y en otras ciudades del país.

Las protestas han ofrecido una muestra del impacto que ha generado la decisión de Kuczynski, cuyo Gobierno de centroderecha parece haberse debilitado en medio de las fuertes críticas a nivel local e internacional por la forma en la que se produjo el indulto.

Sin embargo, el propio Kuczynski defendió en un discurso a la nación un día después del indulto que "no se debía permitir" que Fujimori muriera en prisión, agregando que "la justicia no es venganza".