Almagro expresa su "extrema preocupación" por el cierre de una asociación de DDHH en Nicaragua

LUIS ALMAGRO
SHANNON STAPLETON/REUTERS - Archivo
Publicado 06/08/2018 22:47:15CET

   WASHINGTON, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

   El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, ha expresado este lunes su "extrema preocupación" por el cierre de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH) a causa de las constantes amenazas recibidas en el marco de la ola de protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega.

   "Expresamos nuestra extrema preocupación por el cierre de ANPDH en Nicaragua y por el autoexilio de sus dirigentes, que tenían medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)", ha escrito Almagro en su cuenta oficial de Twitter.

   El líder regional ha recordado al Gobierno de Ortega que "el Estado debe proteger los derechos de sus ciudadanos, especialmente de los defensores de los Derechos Humanos".

   Por su parte, el secretario ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrao, ha informado en la misma red social de que ha coincidido en el aeropuerto internacional de Honduras con el equipo de la ANPDH en su viaje hacia Costa Rica.

   "Confieso que nunca he imaginado presenciar un autoexilio en su exacto instante", ha dicho. "Llorando, decían que, a pesar del coste, ha valido la pena defender los Derechos Humanos en Nicaragua", ha contado.

   ANPDH ha anunciado este lunes que cierra temporalmente sus oficinas en Managua por las constantes amenazas, entre las que ha mencionado el "asedio permanente de grupos armados no autorizados".

   No obstante, ha aclarado que seguirá recibiendo las denuncias de posibles víctimas a través de Internet y de forma telefónica y ha prometido que mantendrá su trabajo "de promoción y defensa de los Derechos Humanos" en Nicaragua.

   ANPDH es una de las organizaciones que ha denunciado los abusos cometidos por Ortega y sus aliados en la represión de las protestas que estallaron en abril por una polémica reforma de la seguridad social y que ahora exigen la "democratización" del país.

   La CIDH ha cifrado en 317, incluidos 23 menores, el número de muertos por la represión, de la que ha culpado a la Policía y a "grupos parapoliciales" afines al Gobierno. El organismo regional ha acusado a las autoridades nicaragüenses de cometer graves abusos.

   A pesar de la presión interna y de sus vecinos regionales, Ortega se ha negado a dimitir y a adelantar las elecciones presidenciales previstas para 2021. Entretanto, el diálogo nacional que prometió para solucionar la crisis permanece suspendido.