Bolivia y Chile conocerán mañana el fallo sobre su histórica disputa territorial

Bolivian President Evo Morales (L), is welcomed by Chilean President Sebastian P
Getty - Archivo
Publicado 30/09/2018 9:04:16CET

   Evo Morales viaja a La Haya para escuchar una sentencia que podría dar a Bolivia una salida al océano Pacífico

   MADRID, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Bolivia y Chile se sentarán este lunes ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para escuchar el fallo que podría resolver la histórica disputa bilateral por sus respectivos derechos sobre el océano Pacífico, en una jornada que se prevé clave para el futuro de las relaciones políticas entre los dos países vecinos.

   Bolivia presentó en 2013 una demanda ante la corte contra Chile para conseguir el acceso al océano Pacífico que perdió en el siglo XIX, fruto de una guerra que le dejó sin 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros cuadrados de territorio. Chile considera que el asunto quedó zanjado en el Tratado de Paz y Amistad de 1904 que Bolivia no reconoce.

   Bolivia tiene actualmente salidas 'no soberanas' al Pacífico por los puertos chilenos de Arica y Antofagasta y almacenamiento gratis de un año para importaciones y de dos meses para sus envíos al extranjero. Sin embargo, en este último año también ha denunciado incumplimientos en esta solución de consolación para sus reivindicaciones.

   Morales, que ha acudido personalmente a La Haya para escuchar el fallo, afirmó esta semana ante la Asamblea General de la ONU que su país aspira a lograr "una solución duradera, sostenible y mutuamente satisfactoria" al litigio fronterizo, con el objetivo de "cerrar una herida" que, en cualquier caso, podría no cicatrizar a corto plazo.

   "Los mares y océanos son patrimonio común de la humanidad", proclamó Morales el sábado, en un discurso antes de partir hacia La Haya y en el que advirtió de que Bolivia "jamás abandonará la causa". "Nuestro reencuentro con el mar no solo es posible, sino que es inevitable", subrayó.

   Por su parte, el presidente chileno, Sebastián Piñera, apuntó el sábado que su país "espera con tranquilidad" el fallo, apelando a la validez del tratado de 1904. En este sentido, señaló que "los países honorables cumplen los tratados que firman y alegó que el acuerdo puesto en cuestión por la parte boliviana fue "plenamente voluntario" para ambas partes.

   Piñera también se refirió a las palabras de su homólogo boliviano sobre la inevitabilidad de la salida al mar para Bolivia y apuntó: "El presidente Morales habla mucho y no siempre en forma consistente". Así, recalcó por ejemplo que "Antofagasta ha sido, es y va a seguir siendo siempre chilena", según 'El Mercurio'.

   Por parte chilena, la delegación en la CIJ estará encabezada por el jurista Claudio Grossman, después de que el ministro de Exteriores, Roberto Ampuero, anunciase el viernes que finalmente no viajaría a la corte internacional para escuchar la sentencia.

VARIAS OPCIONES SOBRE LA MESA

   La sentencia de este lunes, sin embargo, no tiene por qué ser un triunfo completo para alguna de las dos partes, ya que a las posibilidades de que acepte o rechace la reivindicación boliviana se suma una tercera vía en la que el tribunal podría instar a la negociación entre los dos países vecinos para resolver la disputa.

   La parte boliviana expuso en sus alegatos ante la CIJ que Chile incumplió las promesas y obligaciones suscritas y que en varias ocasiones hubo acercamientos para negociar un "acceso soberano", como un corredor terrestre y un puerto bajo su control.

   Sin embargo, expertos en Chile aseguran que la disponibilidad de un Estado a conversar con sus vecinos no obliga a negociar y mucho menos a llegar a un acuerdo y sostienen que la parte chilena ya ha hecho más de lo que contempla el tratado, negociando por ejemplo más acceso no soberano al océano Pacífico para Bolivia.

   "Independiente de que Bolivia quiera una reivindicación marítima, la única forma de poder hacer eso es negociar otro tratado y eso implica una negociación completamente distinta que no está en juego hoy", ha explicado el analista político Guillermo Holzmann a la agencia Reuters.

Contador