Actualizado 05/06/2013 08:33 CET

Brasil.-El Gobierno envía un centenar de militares a Mato Grosso do Sul por los choques entre terratenientes e indígenas

BRASILIA, 5 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Brasil ha ordenado este martes el despliegue de un centenar de soldado federales en el estado de Mato Grosso de Sul para frenar los enfrentamientos entre propietarios e indígenas, que reclaman sus territorios ancestrales.

El ministro de Justicia, José Eduardo Cardozo, ha anunciado a última hora que el Gobierno ha ordenado enviar 110 miembros de la Fuerza Nacional para reforzar el contingente de la Policía Federal, a petición del gobernador de Mato Grosso do Sul, André Puccinelli.

"El gobernador pidió al Ministerio que la Fuerza Nacional actuara en la región de Sidrolândia, teniendo en cuenta la escalada del conflicto en las últimas horas", ha dicho, en declaraciones a la prensa tras una reunión gubernamental.

Cardozo ha explicado que un primer contingente de 110 miembros de la Fuerza Nacional partirá esta misma noche, por tierra y por aire, hacia el estado brasileño y ha subrayado que, de momento, no tienen fecha para retirarse de allí.

Además, ha hecho un llamamiento a la contención. "Ninguna de las partes implicadas en este conflicto va a conseguir satisfacer su derecho usando la violencia. Nuestro papel es garantizar los derechos, pero evitar la violencia", ha destacado, según informa la cadena O'Globo.

Desde finales del pasado mes de mayo, propietarios e indígenas se enfrentan por las tierras de Sidrolândia, en concreto en la hacienda de Buriti, en un conflicto que llegó a los tribunales de justicia hace 13 años y que todavía no se ha resuelto.

Los enfrentamientos se han radicalizado este martes porque, según los indígenas, uno de los suyos ha muerto a causa de un disparo, que no se sabe si lo realizaron los terratenientes o los guardias de seguridad de las fincas, y tres están desaparecidos.

El conflicto amenaza con aumentar porque, de acuerdo con la prensa brasileña, decenas de indígenas de otras partes de Mato Grosso do Sul han emprendido una marcha para apoyar la reivindicación de sus compañeros de Sidrolândia.

Los indígenas exigen al Gobierno que lleve a cabo una demarcación que les permita recuperar lo que consideran sus terrenos ancestrales, mientras que los terratenientes le piden que garantice su derecho de propiedad.

La política territorial de Brasil, establecida en la Constitución del país sudamericano, es una de las más progresistas del mundo, con cerca de un 13 por ciento del territorio nacional destinado a indígenas.