Carmen Aristegui: ¿Por qué fue despedida la periodista que destapó la 'Casa Blanca' mexicana?

Actualizado 17/03/2015 12:05:05 CET
Carmen aristegui
Foto: EDGARD GARRIDO / REUTERS
  

MÉXICO DF, 17 Mar. (Notimérica) -

   La unidad de investigación de la periodista mexicana Carmen Aristegui, que formaba parte de MVS Radio, destapó a finales del año pasado el caso conocido como la 'Casa Blanca', una mansión que compró la primera dama de México, Angélica Rivera. La semana pasada dos miembros del equipo de investigación de MVS Radio fueron despedidos y ahora su conductora, la siempre crítica Aristegui, ha sido despedida también.

   El equipo de investigaciones especiales de Aristegui, dentro de MVS Radio, que forma parte del canal CNN, realiza reportajes sobre política, economía, casos de corrupción, rendición de cuentas y crimen organizado. Publica en medios nacionales y en las plataformas web www.aristeguinoticias.com y www.noticiasmvs.com. Se trata de una plataforma de investigación y denuncia que ha destapado casos de corrupción nacionales de gran calado.

   La historia comenzó en mayo de 2013, con la publicación en la revista española 'Hola' de una serie de fotografías en las que aparecía la primera dama enseñando los detalles de la lujosa mansión donde vivía con su familia, valorada en unos 7 millones de dólares.

   El equipo de investigación de Aristegui investigó el origen de la casa y descubrió que pertenecía a uno de los principales contratistas del Gobierno, es decir, había sido comprada a una constructora supuestamente beneficiada por el estado de México cuando Peña Nieto era gobernador. El caso pasó a conocerse como la 'Casa Blanca' de Peña y se convirtió en un escándalo político que afectó a la imagen presidencial dentro y fuera de México.

YOUTUBE

   Sin embargo, la polémica surgió cuando los periodistas del equipo de investigación de Aristegui se unieron a la plataforma 'Méxicoleaks', creada la pasada semana como "una plataforma independiente de denuncia ciudadana y transparencia, al servicio de la sociedad mexicana para revelar información de interés público", según reza su eslogan.

   Los periodistas utilizaron el nombre y logo de MVS Radio, lo que motivó que la empresa descalificase la alianza y despidiese a dos miembros del equipo, por un "abuso de confianza". MVS Radio explicó que su marca fue comprometida con esta alianza y despidió al jefe del equipo investigativo, Daniel Lizárraga, y a uno de los periodistas que participarían en la plataforma, Irving Huerta.

   Entonces, en el programa que conduce en MVS Radio, Aristegui dijo en directo que era un "conflicto artificial" y solicitó la reinstalación de sus compañeros como condición para mantener su espacio, que tiene una de las mayores audiencias dentro de los programas informativos.

   La empresa decidió "terminar la relación de trabajo" con la conductora: "No podemos aceptar condicionamientos ni ultimatúms de nuestros colaboradores", indicó en un comunicado. La empresa señala, además, que tampoco puede aceptar condiciones de privilegio para el trabajo de la conductora.

"BATALLA POR LA LIBERTAD"

REUTERS

   La respuesta de Aristegui ha sido inmediata y contundente y ha asegurado que comenzarán "una batalla legal": "Hemos hablado con nuestros abogados y nos dicen que no tienen derecho a hacer lo que están haciendo", "nuestros abogados nos dicen que esto es un atropello a la libertad de expresión y que hay un conjunto de irregularidades y de situaciones absolutamente denunciables", según ha publicado AristeguiNoticias.

   "Esta batalla, no lo dude nadie, es por nuestra libertad", ha añadido la periodista. México es "un país que está viviendo un vendaval autoritario" y "este equipo de periodistas está decidido a dar su batalla por la libertad de expresión". Además, Aristegui ha asegurado que su despido "tiene todos los visos de haber sido planeado con mucha anticipación, muchos recursos y mucho poder".

   Por su parte, en uno de los tres comunicados que ha hecho públicos MVS Radio aseguraba que: "Trabajamos en equipo. La cultura de nuestra organización gira en torno a ese concepto, por lo que las actitudes individualistas no tienen cabida en nuestro proyecto", por eso, "no podemos permitir que alguno de nuestros colaboradores pretenda privilegios en menoscabo de sus compañeros y mucho menos que pretenda imponer a la administración condiciones y ultimatúms".

   Por su parte, el reportero del equipo de Aristégui, Irving Huerta, en entrevista con CNN en español, ha aclarado que "el medio utilizó una excedencia mediática desmesurada", ya que "la falta no corresponde con la acción de la empresa a través de comunicados miércoles, jueves y viernes seguidos". Además, ha asegurado que "los lineamientos que pretendían son inacatables para cualquier periodista con un mínimo de ética".

UN NUEVO DESPIDO

   Aristegui es una de las periodistas más críticas de México, lo que ha motivado su despido de numerosos medios para los que ha trabajado. En 2008 no fue renovado su contrato con W Radio, controlado por Televisa y Grupo Prisa. La periodista argumentó discrepancias editoriales con la empresa, que a su vez dijo que no hubo acuerdo para manejar los tiempos comerciales del programa.

   En 2011, ya como parte de la cadena MVS, la comunicadora fue despedida por preguntar en su programa si el entonces presidente Felipe Calderón tenía problemas con el consumo de alcohol. La empresa aseguró que había transgredido su código de ética. Después de varios días de polémica, que incluyeron protestas y críticas en redes sociales, la conductora fue reinstalada.

   Un año después, sin embargo, se conocieron detalles de las conversaciones del presidente de MVS, Joaquín Vargas, con funcionarios de la Presidencia de México que exigieron una disculpa pública por los comentarios de Aristegui. Algo que la periodista no aceptó, según ha publicado el diario 'El Comercio'.

   Ahora, este nuevo escándalo ha provocado un fuego abierto entre la periodista y MVS Radio, por el que muchos han firmado una petición en la plataforma www.change.org para recabar 200.000 firmas con el objetivo de que sea reincorporada -con todo su equipo- al espacio que conducía. La petición ya lleva más de 170.000 firmas.