Colombia pide respetar a Duque tras las acusaciones de Maduro sobre un complot para "una guerra imaginaria"

Publicado 12/12/2018 23:21:08CET
REUTERS / LUISA GONZALEZ - Archivo

   MADRID, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El Gobierno de Colombia ha exigido que se respete a su presidente, Iván Duque, después de que su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, le haya acusado este miércoles de urdir un complot junto a Estados Unidos para matarle, en lo que la Casa de Nariño ha calificado de "guerra imaginaria".

   Maduro ha convocado a la prensa nacional y extranjera en el Palacio de Miraflores para denunciar que el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, es el 'cerebro' de "un nuevo plan" urdido junto a Colombia para derrocar a su Gobierno. Este "complot" internacional incluiría un conflicto armado y la muerte de Maduro.

   "El Ministerio de Relaciones Exteriores, en nombre del gobierno de Colombia, rechaza categóricamente las declaraciones del día de hoy de Nicolás Maduro contra Colombia, su presidente y sus autoridades nacionales", ha dicho la Cancillería en un comunicado.

   La diplomacia colombiana ha calificado de "irrespetuosas y calumniosas" las acusaciones de Maduro "sobre una imaginaria guerra que Colombia buscaría iniciar". "Colombia es un país absolutamente respetuoso de las normas del Derecho Internacional y de los principios y costumbres que rigen las relaciones internacionales", ha ratificado.

   Por ello, el Ministerio de Exteriores ha pedido una vez más a Maduro "respeto" hacia Duque en su calidad de "más alto representante del pueblo y del Gobierno de Colombia".

   Además, ha reiterado que "el Gobierno continuará trabajando mediante mecanismos políticos y diplomáticos con la comunidad internacional, con el Grupo de Lima, con la OEA y demás organismos internacionales en busca de la restitución del sistema democrático en Venezuela". "La grandeza del pueblo de Venezuela lo merece", ha sostenido.

   No es la primera vez que Maduro denuncia la existencia de planes para acabar con su vida. De hecho, sostiene que el pasado 4 de agosto en Caracas fue víctima de un atentado fruto de una conspiración internacional y ha pedido a la ONU que lo investigue.

   Dos drones explotaron en un acto militar que presidía desde una tribuna. El Gobierno no ha dudado en calificarlo de "intento de magnicidio", mientras que la oposición cree que es un montaje que le ha servido de excusa para aumentar la represión.