Actualizado 22/12/2013 23:07 CET

Santos confía en conseguir la reelección en la primera vuelta

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos
Foto: REUTERS

Descarta que la expulsión de Petro vaya a perjudicar al proceso de paz con las FARC

   BOGOTÁ, 22 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha confiado en ganar en la primera vuelta de las elecciones presidenciales que se celebrarán el próximo 25 de mayo, para lo cual necesitaría superar el umbral del 50 por ciento de los votos.

   "Si uno piensa que no se puede, ahí empieza a perder. Claro que se puede", ha dicho en una entrevista publicada este domingo por el diario colombiano 'El Espectador'.

   De acuerdo con el último sondeo de opinión, publicado el pasado viernes por Gallup, Santos no lo conseguiría, ya que su popularidad de sitúa en el 38 por ciento, tras varias subidas consecutivas impulsadas, sobre todo, por el proceso de paz.

   Interrogado sobre la relación entre su reelección y el dialogo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), ha insistido en que "esta no es la paz de Santos, sino la paz de todos los colombianos". "Ojalá la paz no necesitara de nadie", ha deseado.

   Además, ha afirmado que, a pesar de que "le ha costado muchísimo", el proceso de paz ha merecido la pena. "Yo sabía que tenía un riesgo y un coste, pero no me arrepiento ni un solo minuto de haberlo tomado", ha sentenciado.

   Santos ha considerado que "hay que hacer más pedagogía" para explicar las bondades del proceso de paz". "Nada está acordado hasta que todo esté acordado --aunque parece que a la gente se le olvida--, por lo que los colombianos van a tener la oportunidad de decidir si la paz que se pacte es la que aceptan o no", ha recordado.

   A este respecto, ha reiterado que "habrá algún tipo de refrendación" de los acuerdos de paz, pero no una Asamblea Constituyente, tal y como exigen las FARC, "porque sería un nuevo proceso de paz". "Todo quedaría borrado de un plumazo", ha alertado.

   El jefe de Estado ha admitido que le habría gustado que el proceso de paz hubiera acabado el pasado mes de noviembre "para que no se mezclara con las elecciones" legislativas y presidenciales de 2014, "pero era algo utópico".

PROCESO DE PAZ CONJUNTO

   Asimismo, Santos se ha pronunciado sobre la reciente reunión entre el líder de las FARC, Rodrigo Londoño, alias 'Timochenko', y el del Ejército de Liberación Nacional (ELN), Nicolás Rodríguez Bautista, 'Gabino'.

   "Lo que nosotros esperamos es que todos los grupos guerrilleros se integren a la democracia y a la sociedad, y esperamos que esa alianza sea para eso", ha indicado, sin descartar que FARC y ELN se sienten a la misma mesa de negociaciones con el Gobierno para hablar de paz.

CASO PETRO

   Por otro lado, se ha referido a la decisión del procurador general, Alejandro Ordóñez, de destituir e inhabilitar durante 15 años al hasta ahora alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, por irregularidades en la contratación de las empresas de limpieza de la capital colombiana.

   En primer lugar, ha descartado que vaya a perjudicar al proceso de paz con las FARC. "No se puede mezclar lo uno con lo otro. Juntar las dos cosas es contraproducente para el funcionamiento democrático de Colombia", ha sostenido.

   Así, ha restado importancia al comunicado emitido el pasado 13 de diciembre por la guerrilla, en el que condena la expulsión de Petro del Gobierno municipal al considerar que es una manifestación más de "la llamada violencia legítima del Estado".

   "Las FARC han dicho muchas cosas, pero vuelvo a la recomendación que hizo (el ex presidente sudafricano Nelson) Mandela: Solo lo que digan dentro de la mesa (de negociaciones) es lo que nos puede interesar", ha insistido.

   También ha aludido a la "crisis institucional" que ha desatado el caso Petro, ya que el fiscal general, Eduardo Montealegre, ha observado irregularidades en esta decisión, que ha calificado de "inquisitiva", y ha ordenado una "inspección" contra la Procuraduría.

   "Creo que esto no le conviene al país. Si hay diferencias, que las diriman por las vías institucionales y no por los medios de comunicación, y mucho menos a nivel personal", ha instado.

   Si bien, ha reiterado la necesidad de reformar la Procuraduría, ya que --según han apuntado algunos miembros del Gobierno en las últimas semanas-- cuenta con poderes excesivos. "Es un buena discusión, el país la necesita, pero no en caliente", ha considerado.

   Interrogado sobre si teme que el caso Petro perjudique a su Gobierno, ha aseverado que asumirá el "coste político" que le corresponda, lo que "implica preservar intereses como la institucionalidad del país".