El Congreso de Costa Rica decide hoy el futuro de la reforma fiscal que motivó la huelga general

A demonstrator holds a poster against government policies on migration during a
REUTERS / JUAN CARLOS ULATE
Publicado 05/10/2018 14:35:04CET

   SAN JOSÉ, 5 Oct. (Notimérica) -

   El Congreso de Costa Rica celebra hoy una sesión extraordinaria para llevar a cabo la primera votación sobre la reformar tributaria. Si es aprobada en este primer debate, el Congreso deberá enviar la consulta a la Sala Constitucional, de quién dependerá la segunda y última votación.

   La decisión se tomará después de la huelga general que se ha prolongado durante 25 días para protestar contra esta reforma a la que han denominado informalmente 'Combo fiscal'. Un paro que ha cerrado centros educativos, cruceros que han decidido no parar en el país y miles de cirugías que han sido pospuestas.

   Se trata de la mayor huelga que se ha producido en el país desde hace casi veinte años, liderada por sindicatos públicos del sector educativo y sanitario.

   Los sindicatos consideran que la propuesta fiscal perjudicará a la clase media y baja pero el gobierno lo niega. El ministro de Trabajo y Seguridad Social, Steven Núñez, señaló en declaraciones al medio inglés BBC que "quienes tienen más dinero son los que estarían cargando con la mayor parte de los recursos que va a recaudar esta reforma", informó.

   DÉFICIT FISCAL Y DEUDA

   Desde el Gobierno costarricense destacan que la ley es necesaria "para paliar la crecida del déficit fiscal y de la deuda. Se estima que en 2018 la deuda del sector público equivaldrá al 50% del PIB, el doble que hace diez años, y que el déficit fiscal superará el 7%".

   EL proyecto de ley presentado por el presidente, Carlos Alvarado Quesada, incluye medidas como el cambio del impuesto de ventas del 13% a un impuesto de valor agregado (IVA) que, aunque conserve la misma tasa, gravará algunos servicios y productos de manera diferenciada. Por otro lado, el impuesto sobre la renta también cambiará en algunos aspectos, así como el gasto público al que se aplicarán medidas para reducirlo, como la rebajar los extras salariales de los funcionarios.

   Según la representante de la Unión Nacional de Empleados de la Caja y la Seguridad Social (UNDECA), Marta Rodríguez, la medida "solo atiende las necesidades de los más ricos y es nocivo para los sectores más vulnerables porque restringe la inversión y quita los programas sociales y las becas" y ha añadido que "los sindicatos plantearon un proyecto alternativo donde no tendrían que ponerse impuestos al pueblo costarricense".

   El pasado fin de semana, ambas partes llevaron a cabo una reunión en la que redactaron un acuerdo preliminar para presentarlo a las bases de los grupos sindicales aunque el texto no ha tenido buena acogida. Sin embargo, el Gobierno ha alargado el plazo para que más sindicatos se suscriban a ese pacto si así lo desean.