El futuro Gobierno de Bolsonaro anuncia la retirada de Brasil del Pacto Mundial sobre Migración

El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro
REUTERS / PILAR OLIVARES - Archivo
Publicado 11/12/2018 15:45:20CET

   MADRID, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El futuro ministro de Exteriores de Brasil, Ernesto Araujo, ha anunciado este martes que el nuevo Gobierno de Jair Bolsonaro, que tomará posesión del cargo el 1 de enero, retirará al gigante suramericano del Pacto Mundial sobre Migración, siguiendo así los pasos de Estados Unidos y otros países.

   "El Gobierno de Bolsonaro se desvinculará del Pacto Global sobre Migración que está siendo lanzado en Marrakech", ha escrito Araujo en Twitter. El futuro canciller ha considerado que se trata de "un instrumento inadecuado" porque, si bien "la inmigración debe ser tratada como una cuestión global", debe tener en cuenta la "realidad de cada país".

   Araujo ha avanzado que "Brasil buscará un marco regulador compatible con la realidad nacional y con el bienestar de los brasileños y extranjeros". En el caso concreto de los venezolanos "que huyen del régimen de (Nicolás) Maduro, seguiremos acogiéndolos", ha afirmado, aunque "es fundamental trabajar para restaurar la democracia en Venezuela".

   "La inmigración debe ser bienvenida pero no debe ser indiscriminada. Tiene que haber criterios para garantizar la seguridad tanto de los migrantes como de los ciudadanos en el país de destino. La inmigración debe estar al servicio de los intereses nacionales y de la cohesión de cada sociedad", ha defendido.

   El ministro de Exteriores saliente, Aloysio Nunes, ha asegurado, en cambio, que el Pacto Mundial sobre Migración "es algo positivo". "No contradice en nada la soberanía nacional, ni crea obligaciones para los estados. Es una falacia repetida por corrientes de extrema derecha xenófobas", ha declarado a 'O Globo'.

   Un total de 156 estados miembro de la ONU ratificaron el lunes en Marrakech el Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular. Estados Unidos ya se negó a adherirse en julio, cuando se acordó el texto definitivo, y posteriormente se le han sumado Austria, Hungría, Polonia, Estonia, Bulgaria, República Checa, Israel, Australia y República Dominicana. El Gobierno italiano ha dicho que pedirá al Parlamento que se pronuncie antes de firmar.