Actualizado 11/12/2014 20:45 CET

Los seis presos de Guantánamo acogidos por Uruguay inician su vida en libertad

MONTEVIDEO, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Los seis presos de Guantánamo acogidos por Uruguay han recibido el alta médica y han sido trasladados a la casa que ha dispuesto el sindicato PIT-CNT en Montevideo para que inicien allí su vida en libertad, según ha informado la prensa local.

   Los cuatro sirios, el palestino y el tunecino llegaron en la madrugada del lunes a Montevideo e inmediatamente fueron trasladados en distintas ambulancias a dos centros médicos de la capital uruguaya para constatar su estado de salud.

   Apenas 24 horas después cinco de ellos recibían el alta médica, mientras que un sexto lo ha hecho en las últimas horas. La salida de Abu Wael Dhiab del Hospital Militar se ha retrasado porque hizo varias huelgas de hambre para exigir su excarcelación mientras estuvo recluido en Guantánamo.

   Los seis se encuentran ya en una casa que el PIT-CNT ha puesto a su disposición en Montevideo para que se adapten a la rutina diaria en Uruguay. Los presos de Guantánamo compartirán espacio durante cuatro meses, tras los cuales iniciarán sus vidas por separado.

   La casa consta de tres dormitorios, por lo que tendrán que compartir habitación. Aunque vivirán solos, el PIT-CNT ha puesto a su disposición un equipo de personas para ayudarles en los problemas del día a día. Sus gastos serán sufragados por el sindicato.

   Fuentes consultadas por el semanario uruguayo 'Búsqueda' han relatado que, por ahora, la principal barrera es el idioma, ya que solamente uno de los seis presos habla inglés y ninguno habla español, por lo que se planea darles clases de castellano.

   Una vez tengan un nivel básico de español el objetivo será encontrarles empleo. Los medios de comunicación uruguayos han informado de que empresas nacionales ya han emitido hasta 30 ofertas de trabajo para los seis presos.

MUJICA, "UN DIOS"

   Una fuente en contacto con los seis reclusos ha relatado a 'Búsqueda' que en cuanto ven al presidente uruguayo, José Mujica, por televisión se sientan frente a la pantalla para mirarle atentamente, aunque no entiendan lo que dice.

   "¡Pepe, Pepe!", gritan, en una de las pocas palabras que conocen en español. "Para ellos (Mujica) es como Dios, les salvó la vida", ha explicado esta fuente.