Iberoam.- Arias dice que América Latina es "presa del mesianismo y del populismo" con líderes "antidemocráticos"

Actualizado 21/05/2010 20:06:56 CET

Critica a Daniel Ortega por "utilizar las instituciones democráticas para socavarlas"

MADRID, 21 May. (EUROPA PRESS) -

El ex presidente de Costa Rica y premio Nobel de la Paz Óscar Arias alertó este viernes de que América Latina sigue siendo "presa del mesianismo y del populismo" con presidentes que utilizan los resultados electorales para "justificar comportamientos antidemocráticos" y llevar adelante proyectos políticos a costa de "las garantías individuales ajenas".

"Seguimos siendo presas del mesianismo y del populismo, enemigos acérrimos de la libertad. Seguimos aplaudiendo discursos revolucionarios que son vacíos en todo menos en su amenaza a la institucionalidad", dijo Arias durante su intervención en la conferencia "Al servicio de la democracia, la paz y el desarrollo" que ofreció en la sede de la Secretaria General Iberoamericana (SEGIB) en Madrid.

Arias aclaró que "en América Latina sólo existe una dictadura y es la dictadura cubana, y los demás regímenes, nos guste o no, son regímenes democráticos", pero consideró necesario establecer diferencias porque algunos de estos gobiernos "tienen propensiones autoritarias".

Se trata de gobiernos en los que "desaprobar aspectos de nuestros gobernantes, de nuestros Estados o de nuestros pueblos, se considera una actitud antipatriótica o entreguista", explicó el Premio Nobel de la Paz, quien cree que "hacer la vista gorda ante los defectos de un país, o de una región, es todo menos patriotismo" es más bien "miedo, conformismo e irresponsabilidad".

En este sentido, aseguró que en la región hay "líderes que se valen de los resultados electorales, para justificar comportamientos antidemocráticos", utilizando el apoyo recibido en las urnas "como un cheque en blanco" de los ciudadanos. "Algo tan democrático como las elecciones, se emplea como escudo para subvertir las bases mismas de la democracia", lamentó.

Para el ex mandatario, acciones como "cerrar medios de comunicación, censurar a los críticos, amenazar a los opositores, influenciar en los procesos judiciales contra los adversarios políticos, perpetuarse indefinidamente en el poder" deben calificarse como "rasgos autocráticos, así vengan de un Gobierno elegido por el pueblo".

En este contexto, Arias destacó la importancia de entender que los latinoamericanos no han elegido gobiernos populistas "por afán masoquista" sino porque "creen en la promesa mesiánica" y porque piensan que, de esta manera, "construirán sociedades más justas y más prósperas".

"Hasta que no vean que se equivocaron y hasta que no comprueben que la democracia y la libertad funcionan mejor en la consecución de un mayor desarrollo, no habrá una verdadera vocación democrática en América Latina", advirtió.

Arias insistió en que la región tiene todavía que entender que "la democracia es mucho más que promover constituciones políticas, firmar cartas democráticas o votar en elecciones pluralistas una vez cada cuatro, cinco o seis años, es una forma de vida" y que "de nada sirve nacer democráticamente, si se vive autoritariamente, si la política se ejerce desde la imposición, la coerción y la fuerza".

CASO NICARAGUA

Arias hizo especial énfasis en la situación de Nicaragua donde "no hay nada libre, nada independiente" desde que asumió el poder el líder sandinista Daniel Ortega en enero de 2007, a quien criticó por "utilizar las instituciones democráticas para socavarlas".

En Nicaragua "se ha desdibujado la frontera entre los poderes públicos" y hay instituciones, como el Consejo Nacional Electoral (CNE), que han sido tomadas por el 'orteguismo' y que ya no representan "ninguna garantía" para la población.

En el caso específico del CNE alertó de que "no existen garantías" de que las elecciones puedan "ser transparentes y libres" tanto en los comicios "pasados como en los futuros", sucediendo lo mismo con el Poder Judicial. "No hay crecimiento económico porque ni los extranjeros ni los nacionales quieren invertir en un país donde no hay seguridad jurídica", dijo.

Esta situación, aseguró Arias, ha contribuido a que los nicaragüenses "sigan cruzando la frontera" hacia Costa Rica "donde hay seguridad, educación gratuita, hospitales en buenas condiciones, trabajo bien remunerado".

Arias indicó que, a diferencia en otros años, en este momento no tiene "el poder y la fuerza" para poder "convencer" a la población nicaragüense de buscar una alternativa al sandinismo, tal y como lo hizo en 1990 cuando Violeta Chamorro se impuso frente a Ortega en los comicios convirtiéndose en la primera mujer en llegar a la Presidencia en Centroamérica.

"No me arrepiento de haber utilizado el 'imperialismo costarricense' en ese momento, pero hoy no tengo esa fuerza para hacerlo ni lo puedo hacer", resaltó Arias, al criticar a la oposición nicaragüense por no contar con un líder que promueva una alternativa al llamado 'orteguismo'.