Actualizado 01/10/2014 11:40:48 +00:00 CET

México investiga un tiroteo que acabó con la muerte de 22 personas

MADRID, 20 Sep. (EUROPA PRESS) -

   La Procuraduría General de México (PGR) ha anunciado este viernes el comienzo de una investigación del tiroteo en Tlatlaya el pasado mes de junio en entre miembros del Ejército y miembros del cártel Guerreros Unidos, que acabó con la muerte de 22 personas y por las que las fuerzas de seguridad han sido acusadas de no respetar los Derechos Humanos.

   Mediante un comunicado, la PGR ha indicado que el objetivo de la investigación será esclarecer si la conducta del Ejército en el tiroteo se apegó al derecho y si se respetaron los Derechos Humanos, según ha informado el diario mexicano 'el Milenio'.

   "La seriedad con que esta administración toma en cuenta, tanto la aplicación de las reglas elementales en el procedimiento de búsqueda de la justicia, obliga a una investigación completa y profunda para llegar a la verdad", ha afirmado.

   "La Procuraduría General de la República tiene un equipo de especialistas en diversas disciplinas dedicada a esta tarea, desde que tuvo conocimiento de los hechos", ha añadido la dependencia.

EL EJÉRCITO OFRECE SU COLABORACIÓN

   Ante este comunicado, el Ejército mexicano ha ofrecido su "irrestricta" colaboración con las autoridades, para esclarecer la muerte de los supuestos delincuentes y mostrar el compromiso de las fuerzas de seguridad.

   En este sentido, la Secretaría de la Defensa Nacional ha asegurado que es "la más interesada" en que se realice una profunda investigación que determine los hechos. "Estamos obligados a conducirnos con pleno respeto a los Derechos Humanos", ha indicado.

   Además, el Ejército ha mostrado su "estricto apego a la ley y a las directivas" para que "en todo momento se preserve la vida y la seguridad de las personas, respetando invariablemente los derechos humanos de los ciudadanos".

   MÁS NOTICIAS... 

   México y Colombia, los países más peligrosos para los periodistas en América Latina

   El secuestro, la extorsión y el robo crecen en México