Actualizado 08/06/2015 19:27 CET

El nuevo partido de López Obrador gana poder a costa del PRD

El opositor mexicano Andrés Manuel López Obrador
Foto: REUTERS

MORENA arrebata al PRD cinco delegaciones en la capital mexicana

   MÉXICO DF, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) del histórico dirigente izquierdista Andrés Manuel López Obrador ha ganado poder en las elecciones celebradas este domingo en México a costa de su anterior partido, el de la Regeneración Democrática (PRD).

   En estos comicios federales, estatales y municipales para renovar más de 1.600 cargos públicos se jugaba una batalla en la sombra entre la nueva y la vieja izquierda, encarnadas en MORENA y PRD, respectivamente, con México DF como escenario.

   La capital mexicana es el feudo tradicional de la izquierda, que en los últimos años ha gobernado 14 de las 16 delegaciones que componen el DF, todas ellas en manos del PRD, hasta ahora la única alternativa al conservadurismo político.

   Sin embargo, desde que López Obrador salió del PRD, a causa de la lucha interna que se desató tras la derrota en las elecciones presidenciales del 1 de julio de 2012, el partido ha ido perdiendo fuerza a favor del MORENA.

   La incógnita sobre el peso político que cada uno tiene en la izquierda mexicana se ha despejado con las elecciones del domingo, en las que el PRD ha perdido 11 delegaciones, reteniendo solamente Coyoacán, Iztapalapa y Venustiano Carranza.

   MORENA es el mayor beneficiado de la derrota electoral del PRD porque se hace con cinco delegaciones, mientras que otras tres van al Partido Revolucionario Institucional (PRI) de Enrique Peña Nieto y una al Partido Acción Nacional (PAN).

   Además, en otras cuatro delegaciones habría empate técnico entre MORENA, PAN y Sol Azteca, según los primeros resultados dados a conocer por el presidente del Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF), Mario Velázquez.

   El patrón de repite a nivel nacional, donde --de acuerdo con datos preliminares-- PRD y MORENA se situarían como tercera y cuarta fuerza política con los 'perredistas' a tan solo dos puntos de las nuevas siglas de López Obrador.

"PRIMERA FUERZA"

   "Somos primera fuerza", ha proclamado López Obrador, destacando los buenos resultados electorales conseguidos por MORENA pese a los escasos recursos con los que contaba, en comparación con el coste de las campañas de PRD, PAN y PRI.

   "Esto tiene mucho que ver con el voto libre", ha considerado, explicando que, mientras que en México DF se habría impuesto esta tendencia, en el resto del país iberoamericano sigue habiendo "mucho voto corporativo y mucha compra de voto".

   López Obrador ha achacado el éxito de MORENA a que "es un referente moral" frente a la "descomposición" del PRD por la corrupción, de modo que ha descartado futuras alianzas de cara a las elecciones presidenciales de 2018.

   "El PRD tiene un problema muy serio. Nosotros no podemos aliarnos a un partido así. Vamos a buscar la alianza con los ciudadanos", ha dicho, asegurando que en los sondeos sobre intención de voto que maneja MORENA para 2018 "va por delante" del PRD.

REFLEXIÓN INTERNA

   En el extremo opuesto, el líder del PRD, Carlos Navarrete, ha llamado a la autocrítica. "Hemos tenido una elección muy complicada y tenemos que enfrentar la realidad en el DF con todo realismo, revisar qué es lo que estamos haciendo bien y qué es lo que estamos haciendo mal", ha dicho.

   En una primera reflexión, Navarrete ha destacado que, a pesar del buen momento que vive la izquierda mexicana, con un 28 por ciento de los votos, "el drama es que este 28% está dividido en cuatro fuerzas, y que dos están enfrentadas".

   "La izquierda está en uno de sus mejores momentos en conjunto pero en uno de sus peores por la división", ha lamentado, advirtiendo de que "la división de las izquierdas siempre da malos resultados".